Durante la crisis del Covid fue desplazado de su contrato en el bloque quirúrgico al servicio de Urgencias. Este centro junto al hospital Miguel Servet forman el mayor centro sanitario de Aragón con más de 5.000 trabajadores. Se trata de un hospital público donde los servicios de limpieza, parte del mantenimiento se encuentran externalizados. Nos encontramos en una comunidad autónoma que destina cada año más de 60 millones a la sanidad privada mientras la sanidad pública se ahoga. En la última década se han dejado de invertir 1.037 millones de euros en sanidad debido a los recortes

Si hay algo que caracteriza a las crisis sanitarias es la histeria y la desinformación. ¿Cómo se ha estado gestionando esto desde las instituciones aragonesas a la hora de dar directrices y de establecer protocolos que protejan tanto a pacientes como al personal de los diferentes centros sanitarios?

La situación sobrepasó a toda la cadena de gestión de las instituciones aragonesas. El departamento de Sanidad ha restringido mucho los Equipos de Protección Individual, teniendo el propio personal sanitario que fabricarse el suyo. Esta situación se ha agravado mucho en los centros rurales y de residencias donde se han concentrado las mayores quejas y fallecidos. Más de 500 personas han fallecido en residencias privadas de Aragón. Respecto a los protocolos, la desorganización, la reestructuración y movilidad de plantilla joven con los peores contratos ha sido continua durante las primeras semanas algo que actualmente se ha mejorado

¿Cuál consideras que es la situación respecto a las condiciones de seguridad?

Desde un primer momento, la mayor parte del personal sanitario asumió que se iban a contagiar al tratar con pacientes Covid 19 positivo ya que no había EPIS para todos y que estos debían reutilizarse. La situación ha sido desigual dependiendo las plantas del hospital, además a personal con síntomas de coronavirus se les obligaba a seguir trabajando o reincorporarse de manera temprana. Una mascarilla quirúrgica en un  Servicio de Urgencias había que firmar su recogida y tenía que  durarte una semana.

Hablando de derechos laborales, ¿cómo ha repercutido la situación del COVID-19 en la carga de trabajo del personal sanitario? ¿Cómo lo está gestionando el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón?

El Departamento de Sanidad agotó las bolsas de trabajo de Enfermería y de Técnicos Auxiliares de Enfermería. La carga de trabajo se incrementó considerablemente en servicios críticos como urgencias, plantas Covid y UCI. En estos servicios se aumentó la plantilla, pero el personal contratado no estaba formado en esos sitios de trabajo tan específico, algo que es consecuencia de la alta temporalidad y rotación de los trabajadores. Se llegaron a contratar a estudiantes de enfermería y medicina donde realizaban técnicas específicas de personal graduado que de ninguna forma debían hacer estudiantes, además no quedaba claro cuáles iban a ser sus condiciones salariales y de descanso.

Muchos compañeros, especialmente los más jóvenes, los que peores contratos tienen y mayor rotación, han sobrepasado de manera crítica las horas mensuales que se hacen normalmente y que aún no saben si las van a cobrar y en qué condiciones. Actualmente Aragón ha renovado a todos estos profesionales hasta octubre, aunque no tienen más información.

¿Qué experiencias de organización entre las trabajadoras se han dado en tu centro de trabajo? ¿Crees que se dan las condiciones para que se pueda organizar a la plantilla en vuestro centro?

La organización dentro del sector sanitario público está muy burocratizada. Los trabajadores se han organizado en los sindicatos mayoritarios en el Salud Aragón y estos sí que han realizado denuncias a inspección de trabajo, como hizo CCOO, y se ha pedido la dimisión de la Consejera de Salud de Aragón que al final se ha conseguido tras dos días de concentraciones en las puertas de los hospitales. Creo que tras la fase crítica del Covid-19, la plantilla está sacando todas las denuncias que se han acumulado durante todo este tiempo y se están empezando a organizar para denunciar todos los recortes sufridos por gobiernos del PP y PSOE durante tantos años.

¿Qué efectos ha tenido el coronavirus en el proceso de formación del personal de Enfermería? ¿Consideras que ha afectado de forma específica a vuestros derechos?

El coronavirus ha conseguido que todo aquel que solo trabajamos unos meses cada año debido a la temporalidad vayamos a trabajar más que otros años. Sin embargo, hacer frente a una pandemia mundial de este calibre y en estas condiciones laborales va a pasar factura física y mentalmente a muchos trabajadores sanitarios, especialmente a los más jóvenes que han estado en primera línea de batalla sin tener la formación y experiencia adecuada para esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *