Se ha hecho común que las diferentes compañías españolas se anuncien en fechas como la Navidad a través de anuncios de lágrima fácil. Justamente, en los últimos días se ha hecho viral un anuncio de una conocida marca de bebidas alcohólicas en la que se nos dice que pasamos poco tiempo con nuestra familia y amigas. En el vídeo varias parejas de amigas y familiares relatan cómo son sus vidas por separado. El vídeo aporta como dato el tiempo que destinamos a ver series, televisión y a estar en redes sociales.

Ni siquiera vamos a entrar en el fondo de la cuestión de por qué es una empresa que se dedica al lucro mediante la venta de una droga, aunque socialmente aceptada, la que pregona con este consejo. Lo que vamos a hacer es echarle un vistazo a los datos.

Los datos del INE para los años 2009-2010 son concluyentes[i]. La mayor parte del tiempo la dedicamos a nuestros cuidados personales (el 100% de la población destina 11 horas de las cuales 8 son para dormir y 1 para comer y beber), el trabajo remunerado (un 33,3% de la población destina 7 horas) y los estudios (un 12,6% de la población destina 5 horas). Evidentemente no todas las personas trabajan y estudian a la vez pero si tomamos como referencia que hacen una de las dos cosas hemos eliminado 18 y 16 horas respectivamente. De 24 horas que tiene un día nos quedan entre 6 y 8 horas para el resto de tareas.

De entre esas horas, el propio INE publica que el 83,4% de la población dedica 3 horas diarias para el hogar y la familia (entre estas tareas estarían las actividades culinarias, el mantenimiento del hogar, la compra, el cuidado de niñas,…). Cuestiones fundamentales, que de no hacerse no nos permitirían seguir con nuestra vida cotidiana. Este hecho es especialmente importante en el caso de las mujeres ya que si dividimos las estadísticas un 74,7% de los hombres dedican 2 horas y un 91,9% de las mujeres dedican 4 horas.

 

Mujeres Hombres
% personas Tiempo % personas Tiempo
Hogar y familia (Datos totales) 91,9 4h 29min 74,7 2h 32 min
–          Actividades culinarias 46,4 1h 44min 80,5 55min
–          Mantenimiento del hogar 64,2 1h 17min 31,8 53 min
–          Confección y cuidado de ropa 34 1h 8min 3,9 35 min
–          Compras 47,2 1h 7min 31,6 1h 4min
–          Gestiones del hogar 1,9 46min 2,4 57 min
–          Cuidado de niños 22,2 2h 22min 16,7 1h 46min

 

Como vemos en la tabla, las mujeres dedican prácticamente el doble de horas en el cuidado del hogar y de la familia que los hombres y por ello tienen menos tiempo disponible para la vida social. Entre las horas ‘’libres’’ lo que reina entre la población son los medios de comunicación (entre los que se incluye la lectura, la televisión, los vídeos, la radio, otras grabaciones…). Este hecho se refleja precisamente en los datos que se muestran a continuación:

Mujeres Hombres
% personas Tiempo % personas Tiempo
Vida social 59,3 1h 43min 56 1h 54min
Deportes 36,9 1h 40min 42,7 2h 3 min
Aficiones e informática 23,9 1h 38min 35,6 2h 5 min
Medios de comunicación 88,7 2h 49min 88 3h 6 min

 

Podríamos pensar que los datos de 2009-2010 del INE han podido quedar desfasados. Sobre todo teniendo en cuenta que en 9 años la población joven ha hecho aumentar el uso medio del teléfono móvil. Es cierto pero sólo parcialmente. Si echamos un vistazo a datos de 2016 y de este año nos encontramos con que lo que ha crecido significativamente es el % de población que emplea el teléfono móvil. Como vemos en la siguiente infografía[ii] apenas un 50% de la población es usaría activa de redes sociales frente al 80% de la población que tiene acceso a la tecnología digital. Como decíamos, este dato sí que ha variado sustancialmente frente a los porcentajes de 2010 en el que el uso del móvil se encontraba en un 23,9% para mujeres y un 35,6% para hombres.

Por el contrario, el tiempo medio dedicado al uso de dispositivos móviles en 2016 no ha sufrido una gran variación aunque haya crecido. Como muestra este gráfico[iii], es de 2h 11 minutos frente a 1h 52 minutos de media que se usaba en 2009/2010.

Por lo tanto, si tomamos como ejemplo a una mujer de clase trabajadora, con estos datos estadísticos, podemos asegurar que si necesita 11 horas para su cuidado personal, 7 horas para su empleo y 4 horas y media para el trabajo en el hogar apenas tiene hora y media de tiempo libre al día. Si además consideramos que difícilmente va a destinar únicamente 7 horas a su empleo y que deberíamos sumar el tiempo de trayecto y el tiempo no productivo generado por el agotamiento parece impensable que esa mujer pueda tener una vida social activa.

Sin embargo, los únicos datos que nos piden en la web son el sexo, la provincia, la relación que tenemos con la otra persona y la frecuencia con la que nos vemos. ¿Por qué una empresa privada tendría la intención de hacer un vídeo con esa dosis de lágrima fácil para convencernos sin utilizar datos objetivos de en qué invertimos nuestro tiempo? ¿Por qué no nos preguntan el sector laboral en el que trabajamos, el salario que tenemos y las condiciones en las que vivimos? ¿Por qué no nos preguntan cómo estamos pagando nuestros estudios y qué notas obtenemos en nuestros exámenes? ¿Por qué no nos preguntan las horas que usamos para descansar?

La respuesta parece clara, y es que una empresa como Ruavieja no quiere poner encima de la mesa cuál es nuestro principal problema. Para no hablar de las horas de trabajo precario que tenemos que hacer para llegar a final de mes, para no hablar de cómo hay que conciliar en algunas familias para no desatender a sus hijas, para no hablar de los fenómenos de emigración en busca de empleo, para no hablar en definitiva de los problemas estructurales que nos ocasiona un sistema económico como este nos avisa de las horas que pasamos whatsapeando, retuiteando o dando likes en Instagram.

A una empresa como Ruavieja no le interesa colocar en el centro del debate que la mayoría de las horas las estamos dedicando para poder seguir girando en la rueda de hámster, generando con nuestras manos los beneficios que después engordan sus bolsillos.

No vamos a decir que nos gusta que el uso de las redes sociales y el tiempo que invertimos en ellas haya crecido tanto. Pero sí que vamos a decir que nos encantaría que este anuncio lo hubiera protagonizado una familia en la que se tiene que trabajar a turnos diferentes (diurno, vespertino o nocturno) para poder llegar a fin de mes a la vez que atienden a sus hijas. Pero eso sería un baño de realidad al que los empresarios nunca no nos van someter porque tienen demasiado que perder.


[i] Instituto Nacional de Estadística. Encuesta de Empleo del Tiempo (2009-2010). https://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736176815&menu=resultados&idp=1254735976608

[ii] Expansión. ‘’Las cifras de Internet: En España el 85% de la población está conectada’’ http://www.expansion.com/economia-digital/innovacion/2018/02/01/5a72e73a22601db2288b4658.html

[iii] El Confindencial. ‘’Enganchados al móvil: España, 5º país del mundo que más tiempo pasa con el teléfono’’. https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2017-05-26/movil-uso-exceso-espana-salud-enganchados-smartphone_1389117/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *