• Unos apuntes sobre la situación de la India

Situación política: Un gobierno ultra-derechista a la ofensiva.

Aunque esta situación podría cambiar en mayo de 2019, desde las elecciones legislativas de 2014, ganadas por el partido derechista Bharatiya Janata Party (BJP), la India ha sido gobernada por el primer ministro Narindra Modi. El señor Modi encarna al ala más dura del BJP. Él mismo está afiliado a la Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), una organización perteneciente al hindutva, la extrema derecha hindu, que promulga la transformación de la India en una nación netamente hindu. Vinculada en sus orígenes a los movimientos fascistas europeos de los años 30 y 40[1], la RSS es defensora del hinduismo más reaccionario y quiere imponer el lenguaje hindi en todo el país. Esta posición ideológica, anclada en la extrema derecha, se ha materializado en medidas propuestas por el gobierno del BJP como la intentona, frustrada por la corte suprema India, de instaurar una prohibición en el consumo de carne de ternera[2]. Una medida que buscaba forzar a la población musulmana de la India a cambiar su forma de vida y que ha sido criticada como una política que podría haber empeorado la situación de las minorías sociales indias. En los últimos años, patrullas paramilitares ligadas al hindutva (los cow vigilantes) se han dedicado a agredir físicamente a quienes perciben como consumidores de ternera, en su gran mayoría musulmanes y dalits[3]. Hay que tener en consideración el carácter clasista de esta cuestión ya que la ternera es la fuente de proteínas más barata del país. Otros ataques a las minorías del país han puesto en riesgo a las mujeres, personas LGTB, adivasis (poblaciones tribales) y a las castas y clases más bajas de la sociedad.

Además de discriminar a las minorías sociales de la India, parte del nuevo proyecto nacional ultra-derechista de Modi ha sido la represión hacia grupos opositores. Especialmente dura ha sido la actividad contra los movimientos sociales, asociaciones, partidos, intelectuales y personalidades públicas de izquierdas. El actual gobierno ha tejido una narrativa en la que presenta a sus enemigos políticos como enemigos del estado y, por ende, de la nación india. Esta oleada de represión ha adquirido tales dimensiones que ha sido considerada como una nueva oleada de “Macartismo[4]. Ejemplos de las medidas tomadas por el gobierno son el arresto arbitrario de cinco activistas por los derechos humanos en Pune o la inactividad gubernamental respecto a los asesinatos, se cree que a manos de miembros de la ultra-derecha hindu[5], de figuras relevantes dentro de la izquierda india como M.M. Kalburgi, Govind Pansare, Narendra Dabholkar y Gauri Lankesh[6].

Dado este clima político autoritario donde la izquierda es catalogada como un enemigo del estado por el señor Modi, no es de extrañar que su gobierno haya decidido abandonar las negociaciones con los sindicatos. La Conferencia del Trabajo Asalariado en la India (Indian Labor Conference, ILC) es el órgano designado para que las negociaciones entre gobierno, patronal y sindicatos tengan lugar. La última reunión de la ILC tuvo lugar en Julio de 2015. Desde entonces, no se ha celebrado ninguna conferencia de la ILC. Esta situación, lleva a los sindicatos indios a denunciar la falta de dialogo por parte del gobierno y sus ministros con los sindicatos.

Situación económica: Una agenda neo-liberal contra la clase trabajadora

En lo que respecta a la economía, la batería de políticas del BJP se han caracterizado por seguir, con aún más firmeza que el anterior gobierno centrista del Congreso Nacional Indio, las recetas neoliberales apoyadas por el Banco Mundial, el FMI, los EEUU y la UE. Estos paquetes han incluido la reducción de inversiones estatales en empresas públicas vis-a-vis los inversores privados (una medida vista como una antesala a una privatización formal), la apertura de sectores estratégicos como la defensa o el ferrocarril a las inversiones directas extranjeras, el desmantelamiento de las conquistas laborales y, más recientemente, la desregularización de los precios de los combustibles fósiles. Estas medidas han contribuido a la precariedad de la clase trabajadora india. Más concretamente, debido a su novedad, la desregularización de los precios de los combustibles fósiles que ha permitido su subida de precios y el subsecuente encarecimiento de la vida es un hecho ha sido criticado por los sindicatos.

Otra medida económica que ha sido ampliamente criticada, aunque en este caso no sea estrictamente una medida neoliberal, es la des-monetarización de 2016. La misma fue una medida mediante la cual se retiraron de circulación lo billetes de 500 y 1000 rupias, según el gobierno de Modi para luchar la corrupción. Esta política, cuyos efectos a la hora de combatir la corrupción son cuanto menos cuestionables[7], generó una reducción de la demanda interna que llevó a la perdida de puestos de trabajo y redujo los ingresos de los granjeros y campesinos.

Respuestas Sindicales: ¿Qué demandan los sindicatos?

El contexto anterior, la deriva autoritaria del gobierno y sus políticas dañinas para la clase obrera, llevó a la Convención Nacional de Trabajadores (National Convention of Workers, NCW), el organismo que agrupa a las principales centrales sindicales de la India, a reunirse el pasado 28 de septiembre de 2018. Publicaron una declaración conjunta en la que recalcaron la importancia de seguir en la lucha contra un gobierno cuya política va en contra de la clase trabajadora y sus sindicatos, por los derechos laborales existentes, contra las nuevas leyes que benefician al empresariado en detrimento de la clase obrera y las violaciones tanto del código laboral indio como de las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En esta declaración, llamarón a la “Bharat Bandh” (huelga general en hindi) el 8 y 9 de enero de 2019.

Como proclamas para la Bharat Bandh, las centrales sindicales decidieron usar su “Carta de 12 Demandas”. Una colección de medidas que los sindicatos llevan exigiendo desde 2015 y que traducimos a continuación:

  1. Tomar medidas urgentes para limitar las subidas de precios mediante la universalización de un sistema público de distribución y la prohibición del comercio especulativo.
  2. Luchar contra el paro mediante la creación de medidas concretas que generen nuevos puestos de trabajos
  3. Seguir todas las leyes laborales sin excepción y la implementación de fuertes medidas punitivas que castiguen las violaciones del código laboral.
  4. Creación de un sistema universal de seguridad social para todas las trabajadoras.
  5. Creación de un salario mínimo de, por lo menos, 18.000 rupias indias, cerca de 220 euros mensuales, que pueda ser actualizado periódicamente.
  6. Asegurar una pensión mínima de 3,000 rupias indias mensuales para toda la población trabajadora.
  7. Poner fin a las reducciones de inversión en las empresas públicas, tanto a nivel estatal como a nivel federal.
  8. Poner fin a la contratación temporal en los sectores caracterizados por el trabajo fijo. Igualar el salario y los derechos de las trabajadoras temporales con el de sus contrapartes que realizan trabajos similares o iguales.
  9. Eliminación de todos los techos que impidan la existencia de salarios por encima de cierto punto y de los pagos de bonificaciones salariales ligados a criterios de elegibilidad[8]. Creación de un sistema de pensiones pagado por los empleadores. Incrementar la indemnización por termino de contrato[9].
  10. Registro obligatorio de sindicatos en un plazo de 45 días a partir de la fecha de presentación de la solicitud; y la ratificación inmediata de los Convenios C 87[10] y C 98[11] de la OIT.
  11. Poner fin a los cambios en el código laboral que beneficien al empresariado.
  12. No a la inversión extranjera directa en los sectores ferroviarios, de seguros y de defensa.[12]

Conclusión:

Como hemos visto en este breve artículo, la ya conocida como mayor huelga general de la historia se ha desarrollado contra un gobierno ultra-derechista que ha dado un volantazo autoritario contra sus enemigos políticos y que también ha implementado una política económica contra la clase obrera. Por lo tanto, estas protestas solo pueden ser entendidas como el fruto de un largo trabajo organizativo llevado por la clase obrera india organizada en sus sindicatos. La última Bharat Bandt ha sido un éxito desde el punto de vista de la cantidad de personas movilizadas, y por lo tanto ha sido un ejemplo de lucha para la clase obrera de todo el mundo. Desde aquí, queremos reiterar nuestro apoyo internacionalista a las trabajadoras indias y desearles lo mejor en su lucha.

 

Fuentes interesantes para quienes quieran explorar más:

https://www.youtube.com/watch?v=k-TSg3N2I-U “Our Gaury” (Nuestra Gaury. Documental subtitulado en inglés sobre el asesinato a manos de fundamentalistas hindúes de la periodista de izquierdas Gauri Lankesh. Hindi con subtítulos en inglés).

https://www.youtube.com/watch?v=OO-VaJBHiik “Ram Ke Naam” (En el nombre de dios. Un maravilloso documental que explora el rol de la hindutva  a la hora de avivar las tensiones religiosas entre hindúes y musulmanes en Ayodhya. Hindi con subtítulos en inglés).

“Jai Bhim Comrade” (Camarada Jai Bhim. Documental sobre el sistema de castas que da voz al poeta dalit y comunista Vilas Ghogre y a su comunidad. Hindi con subtítulos en inglés).

https://ruralindiaonline.org/ “People Rural Archives of Rural India” (Archivo Popular de la India Rural. Una iniciativa de periodismo alternativo y progresista centrada en cubrir las problemáticas de la india rural. Inglés aunque la página puede ser traducida automáticamente por Google)

“India After Gandhi” (India después de Gandhi. Un libro que narra la historia de la india post-colonial de una manera muy interesante y entretenida)

 


 

[1] https://indianexpress.com/article/opinion/columns/rss-hindu-mahasabha-ram-sena-hindu-militia-hindu-rashtra-sena-5167226/

[2] https://www.bbc.com/news/world-asia-india-40565457

[3] https://www.washingtonpost.com/opinions/2018/12/06/modis-india-is-living-nightmare-muslims/?noredirect=on&utm_term=.50b84bbc38a5

[4] https://www.jacobinmag.com/2018/10/modi-bjp-dalit-hindu-repression-maoist

[5] https://thewire.in/communalism/gauri-lankesh-kalburgi-murder-suspect

[6] https://thewire.in/politics/an-authoritarian-india-is-beginning-to-emerge

[7] https://www.ft.com/content/7dbe0e14-8d8a-11e7-a352-e46f43c5825d

[8] Traducir esto me esta costando horrores. ¿Tiene sentido?

[9] La frase habla de incrementar el “quantum of gratuity”, es una figura legal que data de 1972. Según la misma, cuando se termina un contrato laboral, el empleador debe pagar al trabajador una indemnización. Es un poco diferente a nuestra indemnización por desempleo ya que se aplica a trabajadoras que han trabajado un mínimo de 5 años e incluye el termino de contrato, la jubilación, la resignación, la muerte de la trabajadora y los accidentes laborales que hayan dejado discapacitada a la trabajadora. Además, es una de las variables que se usa para calcular las pensiones. No se me ocurría una mejor forma de traducirlo. ¡Si se te ocurre algo que suene menos forzado no dudes en cambiarlo! 🙂

[10] Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación de la OIT

[11] Convenio sobre el derecho de sindicalización y de negociación colectiva de la OIT

[12] http://citucentre.org/389-12-point-charter-of-demands-of-joint-trade-union-movement

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *