I

Los cazadores somos todos

si escuchas un disparo, cierras los ojos y sigues caminando.

 

Los cazadores somos todos

si, encallado en la ciudad, no has visitado el campo en muchos meses. O el mar.

 

Los cazadores somos todos

si esperas que este mundo lo arreglen otros que no seas tú.

 

Los cazadores somos todos

si crees que un disparo y una bala sólo lo acciona uno.

 

II

Los cazadores somos todos

si no salimos al monte a detener los rifles.

 

Los cazadores somos todos

si nos tumban las noches y la muerte y sólo hemos guardado silencio.

 

Los cazadores somos todos

si para tu paz, otros deban estar en guerra; si para el sabor de tu boca otros deban morir.

 

Olvida lo que escuchaste sobre la ley humana,

sobre la cárcel y el Juez.

Este mundo necesita más abogados

en los tribunales abiertos.

 

Los cazadores somos todos si en este mundo a la liebre amarilla de la inocencia sólo le queda escapar y ocultarse, callar y temer.

 

Los cazadores somos todos y todas

mientras haya cazadores.

 


Ángel Padilla

Aquí os enlazamos el resto de sus obras para su lectura y posterior reflexióm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *