En primer lugar gracias por aceptar la entrevista. ¿Nos podéis contar un poco como surge y cuál es la trayectoria del Sindicato?

El sindicato de inquilinos nace hace un año y medio en la ciudad de Barcelona con el objetivo de organizar a la parte inquilina frente a lo que nosotros entendemos como como el inicio de una burbuja de alquiler. La cosa ya se había puesto fea hacía un año con aumentos de alquiler que están superando en mucho los aumentos que habían venido ocurriendo desde la bajada de precios con la crisis. Y vemos que se está disparando absolutamente el precio del alquiler y que aumenta a un ritmo que evidentemente no corresponde con los salarios. A partir de ahí es dónde empezamos a organizarnos en función de otras muchas simpatías asimetrías de poder que existen entre la parte propietaria y la parte inquilina. Básicamente la idea es si los propietarios están organizados los inquilinos también deberíamos estarlo para tener nuestras organizaciones que nos den apoyo y que nos puedan asesorar y ayudar en momentos de apuro. Pero va más allá de esta voluntad de permanencia de una organización que de apoyo a la parte inquilina frente a la a la propiedad y pueda abrir vías de negociación en pie de igualdad. Vemos que es un dispositivo político de muchísima urgencia teniendo en cuenta el contexto que te describí hace un momento sobre la burbuja del alquiler. También teniendo en cuenta de que en términos así un poco más amplios de historia económica de nuestro país lo que vemos es una reactivación de la burbuja inmobiliaria y que ahora se está viendo también como el alquiler de hecho está generando una segunda burbuja hipotecaria e inmobiliaria y que ha servido como catalizador con nuevos elementos. Ahora vemos como las SOCIMI son el actor más importante en juego como grandes actores de mercado que tienen una capacidad impresionante de presionar los precios al alza aunque no es evidentemente el único actor. Pero vemos que tiene una capacidad muy fuerte la entrada de los fondos de inversión a través también de figura de las SOCIMI, en este sentido vemos como Blackstone es el primer propietario más grande del Estado español.

En fin, se está produciendo un cambio en este sentido tienen la estructura de la propiedad que no tenemos del todo analizado. O nos falta mucho trabajo en este sentido, pero estos breves apuntes se pueden confirmar.


¿Cómo os organizáis? ¿Participa mucha gente en las actividades y asambleas?

En un primer momento el sindicato empezó organizándose entendiendo que había que dar servicios y una protección más legal y técnica a los inquilinos y también como un dispositivo sobre todo de entrada de comunicación y propaganda y agitación. Es lo primero que hizo el sindicato y luego a través de éste empezó a construir su estructura más organizativa, es decir, de movilización y acción sindical esta fue la cronología de construcción de la organización.

Evidentemente como en todo fenómeno político la comunicación se hizo muy bien y la urgencia del momento pues lo facilitó. Al principio hubo mucha atención puesta en el sindicato, mucha gente asistió al acto de presentación. También hicimos dos asambleas bastante multitudinarias. En las primeras sesiones abiertas que hicimos no contamos con mucha participación, pero como pasa con muchas organizaciones políticas que tienen una vista puesta en el largo plazo y en construir una organización sólida, evidentemente no siempre se mantiene siempre un número elevado de participación. Pero ha mantenido un núcleo importante de entre unos cien activistas muy implicadas y luchadoras que cada día casi cada día o cada semana están trabajando las comisiones del sindicato y en sus espacios de participación y acción.

vemos que se está disparando absolutamente el precio del alquiler y que aumenta a un ritmo que evidentemente no corresponde con los salarios

Y ya en torno a este grupo más activo hay muchísimos voluntarios que de vez en cuando nos dan apoyo. Contamos con una base de unos mil seiscientos afiliados que ahora ya está cerrada. Decimos mil doscientos, pero tenemos datos frescos por así decirlo, no te los puedo dar exactamente porque el recuento está en constante actualización con las nuevas fichas.

Este número es muy importante porque ahora son afiliados en el sentido estricto de la palabra. Al principio nosotros hicimos la campaña de afiliación por goteo y esto supuso que mucha gente participó cómo se participa en cualquier crowfounding, sin embargo ahora hemos pasado a la más tradicional cuota militante.

A nivel organizativo el sindicato tiene diversos órganos. El principal núcleo del sindicato es nuestra asamblea de inquilinos que es quincenal y que corresponde a un tipo de asamblea similares a otros movimientos sociales de lucha por la vivienda como la PAH. Es una asamblea donde llega la gente que está afiliada y que está con un problema inmediato que necesitara ya emprender acciones y buscar una forma de resolver sus casos, la mayoría de las veces relacionados con un problema de expulsión y de allí nos organizamos y nos repartimos tareas concretas. Este es el corazón y el espacio principal del sindicato. Luego el sindicato también trabajo con grupos de trabajo y comisiones. Las comisiones serían la parte más diaria del trabajo del sindicato y son cuatro las principales comisiones.

La comisión de contenidos, la comisión de organización-extensión territorial, la comisión de comunicación y la comisión de acción sindical. En esta última nos dedicamos básicamente a pensar en estrategias y también ligarlo por un lado a una estrategia general de movilización y presión y por el otro la cuestión de los servicios jurídicos y técnicos. Todas las comisiones funcionan de manera coordinada.

Luego tenemos organización-extensión, basada en darle apoyo a los nodos del sindicato que están trabajando en otras poblaciones. Todo esto siempre entendiendo que los nodos son autónomos pero que sí que puede tener una relación más o menos en orgánica con el sindicato. También la comisión de organización se encarga de definir los procesos de decisión, participación etcétera.

Y finalmente comunicación que como organización existen en casi cualquier organización. Luego grupos de trabajo son más puntuales sobre ciertas cositas como organizar una manifestación y cosas de este tipo. Son más flotantes y pueden tener un carácter más temporal.

A nivel de toma de decisiones tenemos una asamblea plenaria al mes donde la gente que participa más en el sindicato pues suele venir y ahí es donde se toman las decisiones políticas y estratégicas que tienen que ir tomándose de forma más o menos continuada durante el año.

Además está la asamblea de afiliados que se da como mínimo una vez al año en esperando que en algún momento pueda puede producirse dos veces y es donde se toman las decisiones más importantes. Donde se recogen los debates y se dedica pues igual un día o un día y medio a esos debates y esas decisiones. También existe la coordinadora permanente que simplemente es un espacio de trabajo de las comisiones y los grupos de trabajo donde se coordinan para tener contacto entre las diferentes necesidades. Tiene un carácter muy ejecutivo, sin toma decisiones de componente político para que nos entendamos.

Al principio fue momento de máxima explosión mediática, ahora igual es un momento poco más discreto aunque ahora mismo ya hay un en pie una base muy fuerte. Se está creciendo de una forma lenta pero consistente en la afiliación al sindicato y la participación también. Porque hay que decir que el sindicato trabaja estableciendo una relación de apoyo mutuo con grupos de viviendas de los barrios que también están muy bien organizados mucha de la gente que participa en estos grupos no necesariamente están afiliados al y conocemos acciones y preparamos actos o cualquier cosa juntas. En general el movimiento está creciendo tanto en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana.


Bueno y ahora la pregunta que nos hacemos muchas y que esperemos que nos podáis responder brevemente. ¿A qué se debe esta subida exponencial de los alquileres en las ciudades? ¿Hay algún culpable al que se le pueda señalar directamente?

Básicamente en España se debe a la onda larga del capitalismo hispano que digamos va desde el final del franquismo hasta la actualidad. España ha apoyado su desarrollo económico en el desarrollo del dueto capital inmobiliario y capital financiero. Entonces la eclosión de la burbuja en 2008 fue el agotamiento de un modelo basado en el endeudamiento familiar privado. En aquel momento lo que hubo fue una crisis de un modelo hipotecario.

España ha apoyado su desarrollo económico en el desarrollo del dueto capital inmobiliario y capital financiero.

Lo que vemos es que ahora es la expansión de la crisis del modelo de las hipotecas al campo del alquiler. Porque decimos del modelo porque el modelo está claramente en crisis, es su modelo que lo que hace es producir vivienda y gestionar vivienda para la acumulación de riqueza y no enfocada en ningún caso para cubrir la necesidad de una vivienda digna como se recoge en la constitución.

Este modelo no ha cambiado. Lo que pedimos denunciando en el sindicato es esto a pesar de algunas mejoras conseguidas gracias a los movimientos sociales a su presión en los últimos diez años. Por esto se han conseguido algunas reformas necesarias. El modelo fundamentalmente no ha cambiado. Lo que ha habido simplemente ha sido una activación de unos ciertos mecanismos legales y fiscales que lo que han permitido es éste tránsito de la burbuja centrada en el endeudamiento privado a la burbuja de alquiler.

¿Qué cosas si se han transformado? Decimos que no ha habido ninguna transformación, no habido ninguna reflexión de fondo en la dirección de construir una política pública de vivienda.

Que diera protección a los inquilinos, que diera protección a las personas que tienen hipotecas  y sobre todo construir un parque público de la vivienda que sea que sea considerable como pasa en otros países y no la vergüenza de este país que es de un uno por ciento. Lo que ha habido son políticas dirigidas a poder reactivar la burbuja y sobretodo la posibilidad de que el parque inmobiliario sea una fuente de acumulación y beneficio.

Qué dos cosas detectamos claramente qué han pasado qué han facilitado este proceso.

En primer lugar la reforma de la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) que si ya era poco garantista ahora lo es aún menos, con la reforma con hizo el PP con mayoría absoluta en 2013. En la que pasaban los contratos de cinco a tres años y que serviría para poder facilitar la circulación y la producción para así aumentar la oferta del alquiler. Desde el dos mil ocho lo que hemos visto es como ha ido aumentando proporcionalmente el número de inquilinos en las grandes ciudades y en general. Cada vez son más los inquilinos en España frente a los propietarios.

Hay otras modificaciones básicamente en el que el propietario no tiene ningún tipo de responsabilidad de cara al inquilino, este puede aumentar el precio tanto como quiera entre contratos y los contratos pasan son de tres años y solamente con un mes de previa notificación pueden comunicarle a su inquilino que no va a renovar el contrato, o que en cualquier caso se tendrá que proceder a la renovación con nuevas condiciones con las consecuentes subidas de precio.

Lo que estamos observando en las ciudades de este país es que cada vez que se terminan los contratos todos los propietarios no sólo fondos de inversión, no sólo los grandes propietarios, sino que todos los propietarios están optando por la subida de precios alegando que es el mercado el que exige la subida. Observamos por lo tanto que no es una mano invisible que regula si no una serie de ciclos de acumulación la que provoca estas situaciones.

Por lo tanto lo que estamos viendo ahora mismo es una burbuja. Casi todos los casos que nos llegan al sindicato son lo que nosotros dominamos desahucios invisibles en las que las personas se ven forzadas a abandonar sus viviendas debido al aumento de precio o la finalización de contrato sin posibilidad de renovación.

En segundo lugar hemos visto la creación de las SAREB agrupando todos los activos inmobiliarios tóxicos. Lo que quiere esto es evidentemente salvar el modelo.

El rescate bancario también fue otra forma de salvar este modelo financiero mobiliario que describimos y además tenemos la creación finalmente de las sociedades inmobiliarias cotizadas en bolsa. Qué lo que facilita precisamente es la compra de todos estos edificios, todo este parque inmobiliario que ha quedado tocado por la crisis.

Este parque y vuelve a ponerse en circulación a través de la figura de la SOCIMI, vuelve a circular su valor a través del mercado financiero y además con la particularidad que este tipo de empresas se ven obligadas a poner en alquiler sus activos inmobiliarios.

Las SOCIMI están obligadas a que el ochenta por cien de sus activos sean de alquiler sino el cien por cien. Es la creación de una figura mobiliaria que lo que facilita es precisamente la creación otra vez de circulación y de acumulación de masa monetaria, masa de capital. Y de ahí se desprende la burbuja que estamos viendo hoy en día que es evidente. Además las SOCIMI no pagan impuestos, lo que no tiene ningún sentido puesto que no están haciendo ninguna función social si no precisamente todo lo contrario como vemos cada vez que desahucian a la gente.

Este es el último elemento importante y estructural que da a entender cómo y de qué forma normal en el estado español se reactiva esta burbuja financiera e inmobiliaria.

En general la estructura legal que se construye en el Estado español que no es nueva sino que se han ido haciendo modificaciones. Esto viene marcado por el momento macroeconómico mundial en el que el capital no encuentra otros nichos de mercado más rentables que los del alquiler y el parque inmobiliario. En España se encuentran con una alfombra roja para este tipo de “negocios”, como demuestra que Blackstone ya sea el mayor propietario de vivienda y oficinas.

El sindicato cree que esto se debe a una decisión política de no poner fin a este modelo inmobiliario que es el que ha caracterizado la economía de España y que está agotado. Lo que genera es poner por delante la propiedad privada al derecho de tener una vivienda digna. El poner parches para que este modelo pudiera funcionar es lo que ha generado esta segunda burbuja del alquiler.

Todo lo demás, desplazamiento, mercantilización del suelo urbano, la creación de pisos turísticos, son efectos derivados de esto que describimos.


Para ir terminando, ¿centráis vuestra acción en 10 propuestas concretas? ¿Nos las podéis explicar?

Las podéis encontrar en nuestra página, así que no me extenderé en esta pregunta.

Básicamente hay dos tipos de propuestas, de demandas, el primero son modificaciones legales como por ejemplo derogar la LAU, Ley de arrendamientos urbanos, que es la ley que regula los contratos de alquiles y crear una nueva ley que recoja la protección de los inquilinos y no solamente a los propietarios. Y de las de la LAU, la más importante es conseguir que los contratos pasen a ser entre 7 y 12 años en función si es un grande o un pequeño propietario y que sean de renovación automática a no ser que el propietario lo requiera para vivir en él, y solamente ese fin. Volver a la idea de poder estabilizarse en un sitio.

Hemos logrado muchísimas victorias, pero evidentemente no es suficiente. La gente que se queda y lucha consigue victorias.

La segunda propuesta más importante es la regulación de los precios, es decir, entre contrato y contrato no se puede subir el precio tanto como se quiera. Esto ya se hace en muchas ciudades y países. Básicamente concebir la vivienda como otro servicio público como la educación o la sanidad, regular su precio como se hace con otros productos de necesidad básica. Y esto no solo lo decimos el sindicato si no otras muchas organizaciones en defensa de la vivienda. Hay muchísimos ejemplos como Alemania o Viena, en Alemania aún quieren hacer más estricto el control de precios. Después de la última asamblea hemos decidido que no se puede hacer una regulación de las subidas, lo que nos encontramos en España es una tasa de sobrecarga muy muy grande, somos el país de la UE que más paga en porcentaje de su salario por la vivienda. Tenemos que establecer un índice que regule la bajada del precio del alquiler. Nosotras no tenemos la capacidad técnica de hacerlo, esto deberán ser técnicos de diseño de políticas públicas, el criterio no puede solo responder al mercado, si no contar con indicadores socioeconómicos.

Otra propuesta es la movilización del parque vacío de viviendas, no puede ser que haya vivienda vacía y luego nos digan que hay escasez. Nunca se ha oído una mentira tan grande de “expertos” economistas. Y por supuesto acabar con las SOCIMI, que exista una forma de empresa dedicada a especular con la vivienda y menos sin pagar impuestos.

Este es el resumen de las principales propuestas. Y por último sobretodo llamar a la acción sindical, mientras no haya vivienda pública asegurada seguiremos luchando en la calle junto con otras organizaciones.


Por último, y casi lo más importante. ¿Habéis logrado victorias? ¡Esperamos que nos digáis que sí! ¿Cuál creéis que ha sido la clave del éxito?

Hemos logrado muchísimas victorias, pero evidentemente no es suficiente. La gente que se queda y lucha consigue victorias. Hemos conseguido renovaciones de contrato, porque con lo que nos encontramos es que no es una relación contractual entre iguales, esa igualdad, ese equilibrio que sería lo lógico la conseguimos haciendo fuerza; hasta ahora eran chantajes con subidas de un 200% o 300% del precio. Hemos conseguido que fondos de inversiones, grandes propietarios, se siente y negocie. Y ahí se ve que existen intereses diferentes, pero finalmente logramos mejores condiciones.

Aun queremos llegar más lejos, hasta poder no aceptar ningún tipo de subida y ahí estamos. De momento hemos renovado muchos contratos a unos precios mucho más dignos de los que querían imponer.

También tenemos una lucha activa contra el boom inmobiliario, que nos parece una continuación de las políticas anteriores. Está habiendo una presión muy fuerte contra inquilinos de renta antigua o contratos indefinidos para quitárselos de encima de cualquier forma para hacer pisos de lujo. Hemos conseguido que Goldman Sachs se siente a negociar, y ahora tenemos muchísimos bloques enteros organizados en la periferia de Barcelona. Estamos hablando de bloques de más de 100 familias, que con el apoyo de los sindicatos van a ir a negociar. Hemos tenido tanto s éxitos que no podemos numerarlas todas.

La clave del éxito es no tener miedo a hablar a los propietarios e interpelarlos directamente. A veces solo con mostrar que se está organizado e informado se puede conseguir la negociación. La clave es estar organizado, organizar a todos los vecinos del propietario. Si se está solo buscar el apoyo del sindicato más cercano, como vimos en la PAH nadie está solo.

La clave del éxito es ir juntas, las veces que los vecinos se han dividido y no han ido juntas han ido aceptando sobornos y propuestas individuales y han acabado perdiendo todas. Hay que ir juntos e imponer procesos de negociación colectiva.

 

Nada más muchas gracias por vuestro tiempo, esperamos vernos en las próximas acciones y movilizaciones y celebrar juntas las victorias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *