Reproducimos el artículo publicado el pasado sábado 10 de noviembre en Cierzo Digital realizado por la camarada de la Juventud Comunista Sara Ballesteros.

 

Este sábado salimos de nuevo a la calle para protestar contra el Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA).  A las 19:00h. en Plaza Paraíso la Red Pública del Agua de Aragón (RAPA) ha convocado una manifestación en contra de este impuesto a la que la juventud comunista aragonesa animamos a acudir.

Pero ¿de dónde viene este impuesto?, ¿por qué nos oponemos a él? El PSOE, junto con el PAR y el PP, idearon un programa que pretendía instalar depuradoras en todos los municipios de Aragón, incluso en aquellos que no llegan a los 2.000 habitantes (que son la gran mayoría). Revisando el Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración observamos que lo podemos fraccionar en tres fases: la primera de ellas consistía en la construcción de más de mil plantas de depuración; una segunda fase tras las privatización de la gestión, que volvió a aumentar el coste y una tercera, conocida como el Plan Integral, que prevé destinar otros 949 millones entre los años 2015 y 2045.  

El impuesto es injusto. Lo es porque las EDAR (plantas dedicadas a la depuración de aguas residuales) usan innecesariamente tecnologías de depuración muy costosas en instalaciones desproporcionadas. La Cámara de Cuentas de Aragón señala que el coste de construcción de estas depuradoras es casi el triple por concesión que si fuera por gestión directa y casi cuádruple el coste de explotación (aquellos gastos que no están directamente relacionados con la propia depuración y saneamiento de las aguas como por ejemplo, el mantenimiento de la depuradora), además de ser engañoso ya que la recaudación del ICA en la mayoría de zonas que han construido sus depuradoras no supera el 30% de sus costes de construcción y explotación.   

Intentan vendernos que el ICA es un impuesto solidario de finalidad ecológica, pero cuando la gestión privada de la depuración de las aguas genera un déficit que acaba asumiendo la clase trabajadora aragonesa, no se puede hablar de solidaridad, sino de abuso por parte de la oligarquía con la complicidad de aquellos que sustentan el Régimen del 78. De nuevo se socializan pérdidas y se privatizan beneficios.

Además, el ICA no es un impuesto como tal, es una tasa por la prestación del servicio de agua (abastecimiento saneamiento y depuración) que vulnera la ley al cobrar varias veces por el mismo servicio, ya pagado en las tasas municipales. La tarifa que cobra el Ayuntamiento es por la prestación de servicios vinculados al Saneamiento y Depuración de Aguas, que incluye la recogida y transporte de las aguas residuales hasta las plantas depuradoras. Por lo que, las y los zaragozanos, estaríamos pagando dos veces por el mismo servicio, consecuencia de una mala gestión de las entidades privadas y del Instituto Aragonés del Agua.

Ante esta situación volvemos a salir a las calles, como lo hicimos ya en febrero, para reclamar que este impuesto es injusto y que la clase trabajadora no nos creemos sus estafas, y nos sumamos a la campaña de la RAPA de rebelarse contra el pago del impuesto.

Pero ¿qué ocurrirá si no pagas? La DGA iniciará una reclamación administrativa -que se estima que será dentro de un año como poco- y el recargo del recibo subiría un 5% la factura. Si tienes el recibo domiciliado de otro año, la recomendación es que retires la domiciliación.

Si por alguna circunstancia tuviéramos que pagar sí o sí, en cualquier caso puedes presentar una reclamación.

Para presentar la reclamación, imprime este modelo adjunto y cumplimenta con los datos de tu recibo ICA (emplea un bolígrafo de color que no sea negro), puedes entregarla en cualquiera de los registros de la administración pública: en centros del Gobierno de Aragón (Paseo Mª Agustín, Plaza de los Sitios, Plaza San Pedro Nolasco,….), en el Gobierno Civil, en el Ayuntamiento o Juntas Municipales. Si pagas el recibo, puedes presentar la reclamación hasta un mes después de la fecha de pago; si no pagas el recibo, el plazo es hasta el 5 de enero.

Las y los zaragozanos nos organizamos una vez más contra un impuesto injusto, porque no vamos a pagar dos veces por lo mismo, porque nos oponemos al abuso de poder de quienes se creen que pueden enriquecerse a costa de estafarnos, porque defendemos una gestión directa, pública y sin intereses ocultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *