Tras el triunfo de la Revolución cubana el 1 de enero de 1959, Cuba es declarado por los cubanos como un Estado Socialista en 1961 en base a una democracia popular con una socialización a gran escala de los diferentes medios de producción de la isla. Desde entonces, el Partido Comunista de Cuba (PCC) es el único partido reconocido legalmente, siendo su función muy distinta a la de los partidos políticos de las diferentes democracias burguesas, ya que no se presenta a las elecciones, ni propone o elige candidatos. De esta forma, resulta reseñable la existencia de los Comités de Defensa de la Revolución(CDR), órganos de base donde radica principalmente la democracia popular cubana, ya que son estructuras centralizadas con diferentes divisiones municipales y provinciales encargadas de la defensa de la Revolución en base al mantenimiento de edificios, limpieza de las calles, la separación de los residuos para su reciclaje, activar los mecanismo para el ahorro energético y patrullas nocturnas de vigilancia, todo ello desde la base del trabajo voluntario y solidario. Todo cubano con más de 14 años puede pertenecer a los CDR, que en la actualidad albergan a cerca de 8 millones de personas[1].

Una vez expuesta esta breve reseña, pasaremos a ver algunos detalles sobre los procesos electorales que caracterizan el Sistema Electoral Cubano:

 

1) Todos los ciudadanos con capacidad legal para ello, tienen derecho a intervenir en la dirección del Estado, bien directamente o por intermedio de sus representantes.

 

2) El proceso de proponer y elegir a los candidatos a delegados es uno de los aspectos más democráticos del sistema electoral cubano. Es el propio pueblo y no el Partido Comunista de Cuba, ni ninguna organización quien ejerce ese derecho. Son millones de cubanos proponiendo y eligiendo a los ciudadanos que residiendo en su propia circunscripción consideran los más capaces, los de mayores méritos, los de mayores virtudes, y los de mayores posibilidades para representarlos en los órganos del Poder Popular.

 

3) La Inscripción es universal, automática y gratuita para todos los electores en el registro electoral. Esto resalta las virtudes del modelo cubano frente a por ejemplo su vecino del norte. En EEUU el registro, necesario para realizar el voto, no es directo y automático; esto provoca por ejemplo que más de 50 millones de estadounidenses no pudieron votar en 2016 al no estar registrados.

 

4) El voto es libre, igual y secreto y cada elector tiene derecho a un solo voto.

 

5) Tienen derecho al voto los cubanos que hayan cumplido 16 años, excepto los incapacitados mentales (previa declaración judicial de su incapacidad) y los incapacitados judicialmente por causa de delitos.

 

6) En Cuba no hay elecciones presidenciales, sino que los ciudadanos eligen diputados que, entre ellos, eligen al presidente del Consejo de Estado, que a su vez es el presidente del Consejo de Ministro y jefe de Estado, en la actualidad es Miguel Díaz-Canel.

 

7) Para ser elegidos cargos públicos, todo cubano tiene que tener más de 16 años y cuando se trate de Diputados a la Asamblea Nacional se requiere tener 18 años.

 

8) Derecho de los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y demás miembros de los institutos armados a elegir y ser electos.

 

9) Un aspecto muy relevante es la inexistencia de campañas electorales, frente a las campañas de Occidente que se basan en quien tiene más dinero y mayor acceso a los medios de comunicación, en Cuba cualquiera que se presente puede hacerlo en las mismas posibilidades, sea Silvio Rodríguez (que fue diputado) o el más anticastrista que haya en la isla. La ley también prohíbe a todos los candidatos hacer propaganda de cualquier tipo. Sus méritos y sus virtudes expuestos en su biografía, que se coloca en lugares públicos, es la principal campaña.

 

10) Existe una total transparencia desde los comicios. El pueblo asiste al momento de sellarse las urnas para comprobar que están totalmente vacías, y el conteo de los votos se hace ante la propia población, incluso de extranjeros si estos desean estar presentes. El resultado se conoce al momento.

 

11) Obligación de que todos los electos lo sean por mayoría. El candidato sólo es electo si obtiene más del 50% de los votos válidos emitidos.

 

12) En cuanto a las obligaciones que tiene todo cubano cuando es elegido, hay que destacar que estos no perciben un sueldo específico, sino que mantienen el salario que tenían en su trabajo previo. Además, una vez finalizado el mandato regresan a su antigua labor. También según estipula la ley, tienen que convocar por lo menos dos veces al año una asamblea de rendición de cuentas ante sus electores. Si estos consideran que no está cumpliendo bien sus tareas, pueden revocarlo y exigir una nueva elección.

 

13) Uno de los ejemplos más claros del buen funcionamiento de la democracia cubana es la alta participación del pueblo en las elecciones. En todos los procesos electorales que se han celebrado desde el año 1976, han participado más del 95% de los electores.

 

[1] http://www.cadenagramonte.cu/articulos/ver/73621:comites-de-defensa-de-la-revolucion-la-fuerza-del-pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *