Este 9 de Mayo, en Estrasburgo, dará comienzo (con los habituales de grandes fastos de estas ocasiones) la Conferencia sobre el Futuro de Europa. Quizá a poca gente le suene este ¿evento? ¿institución? Y es que está pasando con más pena que gloria por el debate político en nuestro país. Observando al margen de las dosis de confeti, del himno de la alegría y ninguneo mediático al que nos acostumbran las noticias de Bruselas, es muy probable que el resultado de la conferencia nos afecte a todas a medio plazo.

La Conferencia Sobre el Futuro de Europa está concebida como un foro de debate interinstitucional. Así dicho, aparenta ser una dosis más de postureo entre líderes globales. El objetivo, intentar dar una respuesta a los “retos” mediante una reforma a corto y medio plazo de la estructura de la UE. 

Algunos de los “retos” (a los que se alude constantemente en la prensa, sin desglosarlos) incluyen el déficit democrático o la irrelevancia de la UE como Unión en el plano internacional. Pero también el cambio climático, la reconstrucción post Covid-19 o las permanentes crisis a las que se ha visto sometida la UE desde su creación, (el llamado estado de permacrisis).

La idea de lanzar la conferencia nace de una propuesta, lanzada por los gobiernos alemán y francés ante algunas de las últimas crisis afrontadas por la UE. La creciente percepción de la UE como una institución antipopular. Su esencia irreformable tras el maltrato económico y político a grecia que culminó con la claudicación del gobierno de Syriza. La salida de Reino Unido de la UE tras el referéndum de 2016. La confrontación internacional entre EEUU y China. O la crisis institucional que supuso la elección de la presidencia de la Comisión Europea tras las elecciones de 2019.

La situación generada por la pandemia de la Covid-19 nos mostró la total incapacidad de la UE de dar una respuesta a uno de los mayores retos a los que se enfrentado. Además, ha retrasado la puesta en marcha de la conferencia más de un año. Los debates sobre la configuración y objetivo de la conferencia sobre esta quedaron aplazados  por la urgencia de la crisis.

Al comienzo de la conferencia sabemos que esta estará compuesta por una presidencia colegiada de las tres instituciones comunitarias, un plenario compuesto por parlamentarios europeos, nacionales, gobiernos nacionales y la comisión europea, y observadores del Comité de las Regiones y el Consejo Económico y Social Europeo, y un foro de la “sociedad civil” compuesto por diversos subforos temáticos y nacionales y un portal telemático para la “participación ciudadana.”

Los ejes temáticos de la conferencia son Cambio Climático y medio ambiente, salud, economía, la UE en el mundo, valores estado de derecho y seguridad, democracia europea, migración, educación, cultura, juventud y deporte.

Por la configuración de los órganos, y los debates que plantean los grandes líderes europeos y la llamada burbuja de Bruselas o incluso gran parte de los debates abiertos en la plataforma de participación digital está claro que el resultado de la Conferencia no irá nunca en el interés de las clases trabajadoras. 

Aunque sí que intentarán atraernos con cantos de sirena  de una UE más federal y democrática, una UE más social. O la llamada participación de la sociedad civil, que parece que estará restringida solo a colectivos eurofederalistas con menos miembros que cualquier asociación de vecinos de un barrio pequeño.

Cada reforma de la UE ha supuesto un paso atrás en los derechos de las trabajadoras. Estas se ven desprotegidas ante el creciente poder de una maquinaria burocrática cuyo único propósito es favorecer los interés de los monopolios europeos. Es por ello necesario que permanezcamos vigilantes ante los debates de la conferencia y nos armemos ideológicamente para responder a los intentos de vendernos los resultados de la conferencia. 

Para ello, en agitacion.org hemos decidido publicar una serie de artículos sobre los distintos temas de la conferencia que nos permitan dar una respuesta casi en tiempo real a los resultados de esta. Iniciamos así una cobertura detallada de la Conferencia. Prometemos que sin himnos de la alegría.

Miguel U., Jorge C. y Redacción Agitación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *