En primer lugar nos puedes comentar cual es la situación actual, ¿Qué tal se encuentran Adur, Jokin, Oihan, Iñaki, Jon Ander, Julen, Aratz y las personas más allegadas?

Están en prisión y pendientes de recurso. En esa situación es difícil definir un estado. Tienen altibajos, están perplejos y muchas veces no entienden esta situación, tan larga y sin un final a corto plazo. A pesar de todo, intentan cuidarse y, dentro de sus posibilidades, hacen deporte, estudian, leen, cuidan su alimentación…Cuando vamos a verles les sentimos enteros, sacan su fortaleza como personas y nos dejan tranquilas a las familias. Para nosotros es muy importante mantener el contacto con ellos. Ojalá podríamos vernos con más frecuencia.

 

¿Como esperáis que continúe el proceso judicial?

Actualmente estamos esperando respuesta a la recusación presentada, después vendrá la resolución de los recursos de ambas partes, el tema se está alargando mucho y con siete chavales encarcelados, la paciencia escasea.

Tampoco tenemos datos para esperar una respuesta muy favorable de esta sala, por lo tanto iríamos al Supremo, otra vez más tiempo.

La verdad, que sabiendo que los hechos no se corresponden con su relato, como sabemos todo el mundo, la permanencia en prisión es una muestra de poder e impunidad, un claro interés de castigar, sin importar que acabará diciendo la sentencia definitiva. La pena se cumple de facto, sea o no sea, y la vida y la juventud no se restituyen.

No obstante, pedimos lo que es de justicia, que el tribunal de Apelación de la Audiencia Nacional revise el caso en profundidad y tenga en cuenta las pruebas presentadas en el juicio oral y que acepte pruebas de gran evidencia que fueron rechazadas. Este proceso está siendo muy angustioso, nos sentimos engañados ya que durante la vista no quedó probada la autoría individualizada de los acusados, y el relato recogido en la sentencia no quedó probado, “la brutal paliza” no casa ni con el parte de lesiones, ni con las pruebas periciales, ni con las testificales. Y a pesar de todo, condenan a nuestros hijos con unas penas elevadísimas. La justicia debe de ser capaz de solucionar conflictos, no de generar más. Nos sentimos desamparados y necesitamos una solución justa y proporcional a los hechos verdaderamente ocurridos lo antes posible.

 

¿Cómo de importante está siendo la solidaridad de todo el pueblo? ¿Y de otras organizaciones sociales y políticas?

La respuesta popular está siendo impresionante, la gente responde masivamente a todas las convocatorias, comparte la visión de injusticia de este caso.

Los organismos y grupos políticos han ido sumándose de una forma gradual, en algún caso han estado desde el principio y los demás han ido viniendo.

 

¿Como valoráis las jornadas realizadas el pasado fin de semana en Iruñea? Las jornadas han sido muy completas y clarificadora para las personas que tienen interés en conocer todas las aristas del caso.

Los diferentes focos colocados en organismos sociales, juventud, jurídico, mediático y europeo nos permitieron ver, tanto el gran despliegue del montaje, todos los poderes empeñados en castigar a nuestros/as hijos/as y a nuestro pueblo como el riesgo de repetición de esto mismo contando con los mismos personajes y las mismas leyes. También la respuesta unívoca y organizada de la sociedad ante estas injusticias. La afluencia de público y la participación en ambos espacios, Plaza del Castillo y Katakrak, confirman el compromiso de la sociedad contra cualquier vulneración tan fragante de los derechos de las personas.

 

Casi la pregunta más importante ¿Qué nos pedís que hagamos a los agentes sociales que os queremos apoyar en la lucha contra esta injusticia?

Desde el primer momento los movimientos sociales abristeis una puerta a la solidaridad ante la injusticia: os pusisteis en contacto con nosotros, los familiares para ver que necesitábamos, nos pedisteis e hicimos reuniones, nos llamasteis a concentraciones y en muchas de vuestras acciones nos habéis tenido presente de una forma u otra. Habéis participado en jornadas y manifestaciones que hemos convocado. En definitiva estáis extendiendo y difundiendo nuestro caso en los diferentes sectores sociales en los que trabajáis y, precisamente eso es lo que os pedimos: que se conozca la injusticia que se está cometiendo con los jóvenes de Alsasua, que la hagáis vuestra, como lo habéis hecho, hasta que consigamos su libertad y que no se pueda repetir ni ahora ni en el futuro para nadie, persona, colectivo o movimiento social.

Los distintos movimientos sociales que trabajáis y lucháis en aquí por llevar adelante la solidaridad, la reivindicación, la justicia y los derechos sociales para todas las personas tenéis que seguir ahí, en vuestro sitio, denunciando y dando a conocer cualquier conculcación de derechos que se den en nuestra sociedad.

 

¿Cómo habéis percibido la provocación de España Ciudadana? ¿Y la respuesta que se dio?

La percibimos como lo que fue: una provocación y un querer utilizar el nombre del pueblo de Alsasua. Pero no lo consiguieron. El pueblo de Alsasua hizo lo que tenía que hacer: “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio” organizar en otra plaza una reivindicación festiva con música, bertso, danzas, txistu y kalejira y dar la palabra a la lucha contra la xenofobia, las leyes contra la inmigración, la homofobia y a la lucha por los derechos de las mujeres, ideas y objetivos que quieren imponer los grupos que vinieron.

 

Por último, ¿qué perspectivas de futuro hay?

Siguiendo con la respuesta a la segunda pregunta: tenemos miedo pero también esperanza. La recusación y los recursos en marcha ya hace tiempo que se presentaron, pero al tratarse de un caso especial y político no sabemos cuándo se dará respuesta a ellos. Estamos dispuestas y dispuestos a seguir todo el camino que nos llevara hasta el Tribunal Europeo pero, al mismo tiempo, no vamos a cejar de trabajar para que condenas añadidas como la prisión preventiva cuando aún la condena no es firme desaparezcan y nuestros jóvenes recuperen su libertad. Ahí estamos y ahí estaremos hasta que la verdadera justicia sea un hecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *