Llegamos a las seis y media de la mañana al campamento huelguista de Villadangos del Páramo, donde casi dos centenares de trabajadores se turnan para vigilar que nadie entre a la planta, y el ambiente que nos encontramos es el que llevamos viendo desde el comienzo del conflicto: los trabajadores, alrededor del fuego que han instalado para combatir el frío del Páramo leonés, nos reciben con alegría, aunque con cansancio- llegamos a tiempo de ver el cambo de turno entre los compañeros que se quedan por la noche y aquellos que llegan por la mañana-, en un ambiente de camaradería y abnegación que sirven de ejemplo a sus propios compañeros.

Habíamos quedado para entrevistar a cuatro trabajadores: José Manuel Nistal Pinto, Belén- que además es parte del comité de empresa- y Eva. Al comenzar la entrevista, sin embargo, los demás trabajadores del piquete se arremolinan alrededor de la mesa donde estamos conversando, y acaban por participar muchos de ellos en la entrevista, por lo que no sería justo decir que solo hemos hablado con cuatro obreros. Esta es, sobre todo, la voz del piquete que se ha organizado en Vestas en defensa de sus puestos de trabajo.

 

  • Bueno, para comenzar la entrevista, lo primero que os tenemos que preguntar es cómo se ha originado este conflicto, qué hace que se ponga en movimiento el comité y empiece a movilizar a los trabajadores.
  • BELÉN: Todo comienza cuando viene el delegado del Comité que se encuentra en el Comité Europeo y nos dice que hay unas noticias sobre que se iban producir cinco máquinas por semana, muchas menos de las habituales, para lo que quedaba de año, y para el año que viene se iba a mantener el mismo ritmo. Después nos llegaron noticias de la empresa diciendo que era todo mentira. Más tarde vimos que desaparecían dos líneas de producción, aunque, en principio, eso no era problema si se aumentaba la producción de otra pieza, la V112, que pudiera absorber el trabajo de esas líneas. El desencadenante, al final, fue enterarnos de que la producción de la V112 desaparecía. Nos estaban dando noticias falsas, nos ofrecían un plan de producción que no estaba firmado, cuando jamás habíamos tenido problemas con que nos lo firmasen, y, entre todos los detalles, estallamos.
  • PINTO: Además de eso, influía el clima que había ya dentro de la planta, con rumores sobre los supervisores, que apretaban cada vez más en los estándares…
  • DIONISIO: Uno de los managers, que se iba de la planta…
  • PINTO: Puestos importantes empezaban a desaparecer, se iban al extranjero… Y se lo preguntamos en una reunión, ya en marzo, y nos lo desmintió. A los dos meses, se fue igualmente.
  • D: Había movimientos muy rápidos en Recursos Humanos, iba desapareciendo el departamento
  • B: Hasta que trajeron al Exterminador [así es como se refieren los trabajadores al responsable del cierre de la planta, Jerónimo Corral]; ahí ya remataron la jugada. Llegó sin hacer ruido, en medio de todo el problema, y nos extrañó que llegase tan rápido después de la salida del anterior responsable de Recursos Humanos. Cuando conocimos el vídeo de este hombre explicando cómo se reestructuraba una empresa…
  • P: Jerónimo fue el responsable de la reestructuración de Jazztel, de Carrefour… Ya te lo ves venir.

 

  • ¿Cómo fue la respuesta de los trabajadores cuando se plantea el conflicto?
  • B: Como no se llega a un acuerdo con la empresa, se decide una convocatoria de huelga. En primer lugar se convocan paros de dos horas por turno, los dos primeros días de la huelga. La semana siguiente, paros de cuatro horas. Más tarde, se trabaja el lunes y se convocan paros totales martes, miércoles y jueves.
  • P: Ahí fallamos, ese lunes
  • ÁNGEL: ¡Y el viernes!
  • B: Después de eso se convoca la huelga indefinida, hasta el final de julio. Los trabajadores, de todos modos, pedían más. Teníamos el problema de las vacaciones, fijadas en agosto, que no sabíamos si nos aceptarían una convocatoria de huelga en las vacaciones, cómo se iba a hacer ni nada. Después hemos ido ampliando la huelga, hasta llegar al día de hoy.

«Pues esto que estamos haciendo. La unión, y para adelante, y hacernos entender de alguna manera. Hay que reconocer lo que hemos hecho aquí, frenar la producción sin tener que hacer ninguna salvajada.»

  • ¿Cómo han seguido los trabajadores la huelga? ¿Ha habido un seguimiento regular, o se ha ido sumando gente?
  • P: Yo creo que la gente que ha cumplido con el campamento, que serán 120, 140… siempre han estado allí, no se ha ido nadie. El resto, aunque no están aquí, sí que han secundado igualmente la huelga.
  • D: El objetivo era parar la producción, y eso sí que se ha conseguido, al 100%.
  • P: Menos los de oficinas, que pueden trabajar desde casa, aunque sin producción en la planta, no sé a qué se dedican.

 

  • Ya había habido otro conflicto en Vestas, hace cinco años. ¿Qué diferencia veis entre los dos conflictos? ¿Cómo fue la respuesta en ese caso?
  • P: Lo primero, el director de la fábrica, que lo supo manejar mucho mejor que este. Vino con la verdad por delante, nos dijo que sobraban 160 trabajadores, y decidimos salir. No pudimos convocar huelga, así que lo que hicimos fue salir, después de nuestros turnos de trabajo, y bloquear las puertas para que no entrase ni saliese nada. Trabajar dentro se trabajaba, pero no se sacaba la producción, así que el director bajó directamente a la planta, a felicitarnos, porque evitamos el ERE.
  • B: Hubo bajas incentivadas, asumimos un ERTE y una flexibilidad mayor de la que marca la ley, a costa de no tener que haber despidos, pero se mantuvo la plantilla.

 

  • ¿Creéis que esta situación que estáis viviendo ahora de cierre de la empresa acaba siempre igual con las empresas privadas o hay otras salidas a estas situaciones?
  • D: Tenemos el ejemplo de Nissan en Ávila, que se iban a ir, y, al final, consiguieron mantener los puestos de trabajo, aunque cambiando la producción.
  • B: Sí, pero recibiendo subvenciones para quedarse. El problema son las leyes que tenemos en Europa, y que hay países en los que no tienen los mismos derechos laborales que aquí, trabajan muy barato; si no hacemos algo con estas leyes, al final van a desmantelarlo todo. Con el textil está pasando lo mismo, que se está yendo todo fuera.
  • P: Y en un futuro el despido va a ser libre.
  • Á: Como siga subiendo Ciudadanos, sí.

 

  • Ante esta situación, ¿Cuál tiene que ser la posición de los trabajadores?
  • P: Pues esto que estamos haciendo. La unión, y para adelante, y hacernos entender de alguna manera. Hay que reconocer lo que hemos hecho aquí, frenar la producción sin tener que hacer ninguna salvajada. No hemos pegado a los esquiroles, no le hemos pegado fuego a nada.
  • Á: Poco ha pasado para cómo está el ambiente.
  • D: A los trabajadores temporales sí se les permitió entrar, igual que a la gente de Soltra, pero solo les quedaban un par de semanas para acabar su contrato, y sin los otros trabajadores de la línea no podían sacar producción. Algunos necesitaban trabajar esas dos semanas para poder cobrar el paro, y a nosotros no nos afectaba en cuanto a parar la producción.

 

  • ¿Qué os parece que una empresa privada, como es Vestas, pueda influir tanto en el futuro de una región entera?
  • P: Aquí Vestas está por intereses políticos, ni más ni menos. Solo tienes que ver el parque de las Omañas, que es ilegal y se tiene que desmontar, y, sin embargo, está funcionando. El PP, el PSOE y todos los que estaban detrás han permitido que se les dieran licencias y subvenciones. Y luego, si te doy 12 millones para montar la planta, ¿Cómo te dejo marchar en diez años?
  • Á: Además el cierre de Vestas significa acabar con la industria de esta zona. No estamos luchando solo por no cerrar Vestas. León se desangra. Que aquí haya 700 personas trabajando es como tener a 10.000 en Madrid, por toda la gente que hay detrás, que vive de los servicios que necesitamos nosotros. Si nos quitan la poca industria que tenemos, estamos jodidos. Que nos quiten nuestro trabajo significa también que vamos a consumir menos, y se van a llevar a más gente por delante. Bares, talleres, peluquerías, alimentación…
  • B: La baja en el consumo se va a notar muchísimo. No te puedes permitir ciertas cosas si no sabes si vas a encontrar trabajo pronto.
  • D: La gente se va, y se lleva también a sus hijos.
  • P: Si te soy sincero, yo estoy pensando en marcharme de aquí. Mis hijas son pequeñas todavía, e igual es el momento de marcharme. En La Bañeza [otro de los puntos con industria de la provincia] no hay nada; aquí nos marchamos 360 de golpe. 250 son electricistas, como yo. ¿Dónde vamos? Y yo igual tengo suerte y encuentro trabajo, pero ¿Qué trabajo encuentras ahora?
  • D: Precario…
  • P: Y con 43 años…
  • EVA: Y más aquí. Y además, cada vez vamos siendo mayores, y es más difícil que te cojan. Con Vestas se va gran parte del futuro de esta región.
  • P: El gran problema no es solo Vestas, es León. El día de la manifestación León entero tenía que haber cerrado.
  • B: Pero eso había que hacerlo siempre, no solo con Vestas.

 

  • ¿Creéis que está cobrando conciencia la sociedad de la importancia que tiene esta lucha? ¿Ha habido una respuesta política que pueda ser efectiva?
  • B: Hay que darse cuenta de que esto es la sociedad; que somos un reflejo de una parte de lo que hay ahí fuera. Esto pasa hace un año y a lo mejor no hubiera pasado nada. Hay que reconocer que en estos momentos nos hemos dado cuenta todos y todas de que hay que moverse y eso ha hecho que se muevan los demás también, porque ella tiene familia, yo tengo familia, él tiene familia, todo el mundo tenemos una familia, y esa familia se ha dado cuenta de que esto se acaba, y con ello León se muere, porque hay mucha gente joven que no va a poder quedarse aquí.
  • Á: Es muy penoso que la gente se tenga que marchar de su tierra porque no haya trabajo.
  • P: Yo hice entrevistas para otra empresa, y me cogían, pero yo opté por quedarme aquí, porque se suponía que esto era una empresa de futuro. Energías renovables, esto va para adelante. Me decía mi mujer que no me moviese, que estaba en un buen puesto, cualificado… Que no me moviese porque no iba a haber problemas. Y de una empresa que iba a ser el boom, te encuentras que estás en la calle.

 

  • Pero es la lógica de la empresa privada, aquí sacaron el beneficio que podían sacar y ahora se van, en busca de ganar aún más, al coste que sea.
  • Á: Pero el beneficio lo han sacado de nuestro trabajo. Esta planta era la matriz para todo el mundo. Éramos los que enseñábamos cómo producir a los obreros de India, China, Brasil… Era la única planta multiplataforma de Vestas del mundo.

 

  • ¿Qué habéis aprendido con el conflicto?
  • P: A mí si me pillan ahora en otro, con lo que sé…
  • B: Yo como parte del Comité de Empresa he aprendido que la gente todavía puede abrir los ojos, se la puede llevar por el buen camino. Tenemos más conciencia de que hay que pelear. Ahora nos hemos dado cuenta de que estas reformas laborales han traído estas consecuencias, algo de lo que antes, la mayoría, no nos habíamos dado cuenta.
  • P: Yo la última vez no hice huelga general…
  • B: Y hay que reconocer que gracias a que no se hizo, a que la gente vino a trabajar, ahora tenemos lo que tenemos.
  • P: Como a mí no me va a tocar…, decíamos. Y mira ahora.
  • D: Estamos todos en la calle cuando gana el Mundial España, y para esto, que es lo que nos ha fastidiado a todos, nos quedamos tranquilamente.

«Tenemos más conciencia de que hay que pelear. Ahora nos hemos dado cuenta de que estas reformas laborales han traído estas consecuencias, algo de lo que antes, la mayoría, no nos habíamos dado cuenta.»

  • ¿Qué consejo daríais a los jóvenes trabajadores que se incorporan ahora a este mercado laboral tan precarizado?
  • P: Que espabilen, que les comen la merienda.
  • Á: Que van a llevarse muchas hostias si no.
  • B: Que luchen por sus derechos y no se dejen pisar. Que más vale decir una palabra mal dicha que no decir nada.
  • P: Orgullo y saber estar. No dejarse coaccionar por la empresa, plantarse y pelear, si tú tienes 18 años y pelos en los huevos tienes que ponerlos encima de la mesa.
  • B: Eso no lo pongas…
  • D: Lo que dijo Piru ayer. Después de esto, podemos ir con la cabeza bien alta a todos los sitios.

 

  • ¿Creéis que es necesaria la organización y la unidad de los trabajadores para luchar?
  • B: Es indispensable.
  • P: Y comunicarse, y debatir para saber qué hacer.
  • Á: Eso es lo que se ha perdido, y viene de generaciones ya. Cada vez más se va perdiendo esa organización, y, si no lo revertimos, irá cada vez a peor la situación.
  • P: Esta charla que estamos teniendo ahora, por ejemplo. Debatimos lo que opinamos cada uno, llegamos a un acuerdo y tiramos, todos a una.
  • D: Tenemos el ejemplo de los pensionistas. A ellos les tocó una época de una lucha muy dura, y ahora siguen ahí peleando. Deberíamos estar con ellos también. Antes se luchaba.
  • B: Y en peores condiciones que nosotros.
  • D: Y las huelgas de antes, a veces había que salir corriendo.
  • P: Yo estoy orgulloso de mis compañeros, porque, con poco que hemos hecho, hemos llegado hasta aquí. Ayer unos compañeros ponían por el whatsapp que el campamento era una mierda, que tenían ganas de quemarlo. Pero si no es por el campamento, no hay ni unión, ni organización, ni habíamos conseguido que nos hicieran caso los medios ni nada. Estaríamos olvidados por todos.
  • D: Hay empresas que están cerrando en León y casi nadie habla de ellas, y nosotros hemos llegado hasta donde hemos llegado gracias a estar aquí. Y nos hemos solidarizado con otras luchas. Ahí estábamos, en la manifestación de la FEVE el otro día. Nos hemos dado cuenta de que hay otra gente que también pelea, y que tenemos que estar ahí con ellos también.
  • P: A mí ya me cambiaron el chip, porque yo antes veía manifestarse a la gente y pasaba de largo.
  • D: Y hemos tenido solidaridad también desde fuera. Ha habido gente de otros sitios que nos han traído zumos, queso, embutido…
  • B: Muchas veces lo que pasa es que no te das cuenta de que esto te interesa hasta que te afecta a ti. Por ejemplo, en la manifestación de las pensiones en Madrid, había mucha gente, pero tenía que haber habido más. La gente piensa: si a mí me quedan muchos años para jubilarme, pero si ellos tienen problemas, imagina los problemas que vamos a tener los demás.
  • D: Si no sales, luego igual no hay pensiones.
  • B: Me acuerdo que hicimos aquella marcha de 15 km hasta León, y los pensionistas se nos unían; y los jóvenes se quedaban mirando, pensando estos viejos, ¿Dónde irán? Pero no se daban cuenta de que esto también es para ellos, para sus padres, sus abuelos… No saben cuánta gente de su familia cobra una pensión, y ¿Quién te dice que mañana no tengamos que depender nosotros mismos de ella, porque no tengamos con qué comer? ¿Cuánta gente se ha tenido que ir a vivir con sus padres de nuevo con la crisis, porque no tenían con qué comer?

 

  • Bueno, muchas gracias por responder a las preguntas y ayudarme a hacer la entrevista.
  • P: ¿Y del Comité no pones nada?

 

  • ¿Qué pongo del Comité?
  • P: Que, dentro del Comité, que tiene tres secciones sindicales, hay representantes que se han implicado al 150%, y otros… Al 30, al 40… Y otros nada. Que lo bueno de este grupo de gente es que, por lo menos, están unidos con los que trabajan. Que el trabajo del Comité es estar aquí con los compañeros, y ha habido gente del Comité que, pudiendo estar solo el fin de semana con su familia, se ha quedado en el campamento, o ha venido a dormir con la familia aquí; parejas que han venido a acompañar a los trabajadores y se han quedado a dormir teniendo que ir a trabajar al día siguiente… Eso hay que reconocerlo. Belén hoy podría haber dicho que estaba en Bruselas, como los otros compañeros del Comité que han ido hasta el Parlamento Europeo, y haberse quedado en casa, pero está aquí, dando ejemplo.
  • Á: ¿Y no creéis que este conflicto ha sido un punto y aparte para Europa, que se lo van a tomar de otra forma?
  • P: Bueno, ya lo veremos…
  • Á: Ha sido el único conflicto laboral en que tanto el Gobierno como las representaciones regionales se han implicado.
  • B: Seamos realistas: este conflicto ha tenido el seguimiento que ha tenido porque tenemos elecciones a la vuelta de la esquina.
  • Á: Pero también está la cuestión de que si se empobrece León se empobrece Europa. Si todas las empresas empiezan a hacer lo mismo… ¿Tú crees que la Unión Europea permitiría que se fuera a China Siemens Gamesa?
  • B: Si no cambian las leyes, sí.
  • D: Volkswagen lo está haciendo ya, y es alemana.
  • Á: Bueno, pero puedo entender que inviertan dinero en China, para producir allí, pero lo que vendan aquí debería producirse aquí. Lo mismo ocurre con los molinos de viento: hemos dependido toda la vida de terceros países para el petróleo, ¿y ahora tenemos que depender también de terceros para la energía eólica?
  • P: Está apostando ahora medio mundo por las energías renovables, y se nos marcha la empresa. Ahora que va a ser el boom, se lo llevan, y encima para venderlo aquí, que están invirtiendo ahora en España.
  • D: Y hemos estado años aquí y el único molino que habíamos fabricado para España es porque se quemó uno.
  • Á: Las leyes tienen que cambiar, eso no tiene sentido. Y hemos estado ocho años de sequía, con el gobierno del PP apostando solo por el petróleo, haciendo prospecciones en Canarias, que estuve yo trabajando allí en esa época, gastando 30 millones en perforar para nada, y hemos dejado escapar las energías renovables mientras tanto.
  • P: Las energías renovables, el trabajo, el futuro y todo…

 

  • Bueno, con esto tenemos que dar por terminada la entrevista, esta vez sí, que se nos acaba el tiempo. Gracias por haber accedido a responder a nuestras preguntas.
  • B: Gracias a vosotros por querer entrevistarnos
  • P: Ven mañana otra vez y pon la grabadora, que todavía tenemos más que hablar.

 

Cuando nos alejamos de la mesa en la que siguen reunidos los trabajadores que nos han querido ayudar, el debate continúa… La lucha de los obreros de Vestas es la lucha de toda la clase obrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *