El sistema sanitario cubano es mundialmente conocido por sus buenos resultados, de hecho organismos internacionales han elogiado al país por su buen sistema sanitario. El último en hacerlo fue el actual director de la Organización Mundial de la Salud durante su visita al país, el Doctor Tedfros Adhanom, donde resaltó que Cuba gozaba de los mejores indicadores sanitarios de la región y de una cobertura sanitaria universal.

Para comprender como un país con un bloqueo económico brutal consigue mejores indicadores que los países de América Latina y que EE.UU se debe entender el modelo sanitario que posee la isla desde la Revolución Cubana.

En un modelo sanitario socialista la financiación de la sanidad en su totalidad está a cargo de los presupuestos generales del estado con una cobertura universal, equitativa, gratuita y de calidad. Este modelo no permite la existencia de ninguna estructura sanitaria de tipo privado o de seguros privados. Está basado fundamentalmente en la eficiencia, ya que, a través de la prevención, la Atención Primaria y la educación sanitaria se incrementan los niveles de salud en detrimento de la creación de otros servicios asistenciales o medicaciones de alto coste.

La Constitución Cubana de 1978 defiende expresamente la salud de su población mediante 3 artículos fundamentales:

  • Artículo 1: “Cuba es un Estado Socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como República unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana”.
  • Artículo 47: “Mediante el sistema de seguridad social, el Estado garantiza la protección adecuada a todo trabajador impedido por su edad, invalidez o enfermedad”.
  • Artículo 49: “El Estado garantiza el derecho a la protección, seguridad e higiene del trabajo, mediante la adopción de medidas adecuadas para la prevención de accidentes y enfermedades profesionales”.

El sistema cubano cuenta con una estructura descentralizada dividida en 3 niveles administrativos (nacional, provincial y municipal) y 4 niveles de servicios (nacional, provincial, municipal y de sector o área) donde los gobiernos provinciales distribuyen el presupuesto, los abastecimientos, el personal sanitario y el mantenimiento de infraestructura a las direcciones provinciales y municipales de salud, que a su vez se encuentran subordinados a las asambleas provinciales.

La prestación para la población cubana se enfoca fundamentalmente a la Atención Primaria de salud y a la Enfermería de Familia que garantiza el acceso a servicios integrales de salud prestados en unidades ambulatorias y hospitalarias. En un primer nivel de atención sanitaria, se debe dar solución a aproximadamente el 80% de los problemas de salud de la población y ofrecer las acciones de promoción y protección de la salud. Estas actividades se realizan fundamentalmente en los Centros de Atención Policlínica y en los Consultorios Médicos de la Familia.

En un segundo nivel, se cubre cerca del 15% de los problemas de salud donde su función es atender al individuo ya enfermo para prevenir las complicaciones y realizar una rehabilitación inmediata en centros hospitalarios que dependen directamente del gobierno provincial.

Por último, en un nivel terciario o especializado, se atienden al 5 % restante de los problemas de salud relacionados con complicaciones, secuelas, enfermedades agudas o determinadas enfermedades donde la atención debe realizarse en hospitales especializados que son administrados por el gobierno del país
Paralelamente desde 1980, se realiza una atención sanitaria para pacientes extranjeros, enmarcados dentro del denominado Turismo de Salud. Actualmente, existe una red de clínicas públicas internacionales no gratuitas para extranjeros donde los turistas pagan un seguro público para poder realizarse todo tipo de operaciones o tratamientos en la isla. A estos seguros obligatorios para cualquier persona que entre en la isla, distribuidos estatalmente, se les añade el precio de los tratamientos, alojamientos y otros costes que deben ser pagados en CUC. Su valor es aproximadamente equivalente al dólar, ya que en Cuba existen dos tipos de moneda desde la caída de la URSS: una para los locales y otra para los turistas.

El propio sistema de salud cubano financia el grueso de la atención sanitaria. Los fondos y la liquidez financiera son recaudados por el MINSAP a través de los Presupuestos Generales del Estado aprobados en la Asamblea del Poder Popular de Cuba.

Con una cobertura vacunal del 99%, una tasa de mortalidad infantil de 4 por cada 100.000, [Cuba tiene] la mayor esperanza de vida de todo el continente americano

En el año 2018 el gasto total en salud como porcentaje del PIB ha sido de 10,9%, el doble de gasto que hace una década con un gasto sanitario per cápita USD de 836 USD por persona. El gasto sanitario per cápita puede parecer bajo comparado con otros países europeos o con EEUU donde es de alrededor de 8000 USD por persona. Sin embargo la masa trabajadora del sistema es mayor que en muchos países europeos con 8 médicos y 7 enfermeras por cada 1.000 habitantes.

Para el suministro farmacéutico solo las empresas estatales BIOFARMACUBA Y MEDICUBA pueden realizar las importaciones de las materias primas para la elaboración de los fármacos. BIOFARMACUBA es un consorcio de 31 empresas que colaboran con el MINSAP y se encargan de importar y fabricar más del 80% del catálogo básico de medicamento cubano, además de vacunas o medicamentos especiales. Por otro lado, MEDICUBA se encarga del resto de suministros estratégicamente necesarios ya sean equipos sanitarios, otros medicamentos, aparatos tecnológicos, así como de todos los pagos a empresas internacionales.

En lo referido a infraestructuras, la asistencia médica es proporcionada a través de una red de 219 hospitales, 13 institutos de investigación, 498 policlínicos y por una red de médicos de familia ubicados en distintas comunidades, centros laborales y educativos. De todos los hospitales, el 18% poseen 400 camas hospitalarias o más, el 65% entre 100 y 399 camas hospitalarias y, por último, alrededor del 17% tienen menos de 100 camas hospitalarias. Cuba cuenta con 5,9 camas de asistencia médica por cada 1.000 habitantes, cifra superior a la recomendada por la OMS.

Algunos podrán decir que todos estos datos son inventados por el propio gobierno cubano para poder vender su sistema como un logro de la Revolución. Sin embargo, cuando se observan los indicadores sanitarios medidos por organizaciones internacionales como la OCDE, OMS,UNICAF, PAHO o el World Bank, que distan mucho de tener una ideología comunista, observamos que Cuba obtiene unos resultados comparables con los países occidentales.

Con una cobertura vacunal del 99%, una tasa de mortalidad infantil de 4 por cada 100.000, la mayor esperanza de vida de todo el continente americano y menos de 25.000 muertes anuales por cáncer podemos decir que es mejor sistema sanitario de toda la región. Los únicos indicadores donde Cuba obtiene peores resultados son en la mortalidad materna, donde aun así supera a los países de alrededor, y en los factores de riesgo con un alto porcentaje de población fumadora.

Por último, según la revista Americana The Lancet y su informe de calidad de los sistemas sanitarios Cuba obtiene una puntuación de 76 puntos en el Índice HAQ situándose en el puesto quincuagésimo cuarto del mundo en cuanto a calidad asistencial. Sin embargo esto no mide la cobertura sanitaria pues EEUU se sitúa con 86 puntos pero con 29 millones de personas sin ningún tipo de atención sanitaria.

Según el último estudio de la Harvard TH Chan School of Public Health, la expansión de la cobertura universal reduce las disparidades en salud ya que en situaciones donde el sistema de salud presenta deficiencias, los miembros pobres de la sociedad tienen menos probabilidades de recibir una atención médica adecuada en comparación con las personas adineradas. El mismo estudio indica que un sistema de salud con una buena estructura de Atención Primaria se asocia con una reducción de las desigualdades en mortalidad basadas en las condiciones socioeconómicas tanto en los países de ingresos bajos, medios o altos. Esto es justo lo que Cuba lleva haciendo desde hace décadas.

El sistema económico mundial actual va dirigido hacia la comercialización de la sanidad aprovechando el periodo de crisis donde todos los sistemas sanitarios se han visto afectados. Como comunistas debemos defender el modelo sanitario cubano como ejemplo para otros países pues solo el socialismo y el poder del pueblo podrán conseguir una sociedad sin desigualdades y con una atención sanitaria universal.
¡¡Viva Cuba Socialista!!

Adrián Valdrés, enfermero, Máster en Salud Publica y militante de la Juventud Comunista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *