Comunicado del PCE y la UJCE ante la aprobación de la ley de desahucio exprés por ocupación.

El pasado 20 de marzo el PP en alianza inquebrantable con Ciudadanos vetaron la propuesta de Ley de Vivienda presentada por la PAH. Una ley que recogía las reivindicaciones básicas de la ciudadanía para que se garantizase un bien que debe ser de primera necesidad.

En línea con esto, la Comisión de Justicia del Congreso, a propuesta del PDeCAT y con el apoyo del PP, Ciudadanos del PNV, aprobó este martes 24 de abril una proposición de ley para acelerar el proceso en casos de desahucios de viviendas ocupadas. El texto, remitido al Senado para su aprobación, pretende proteger a los propietarios de las viviendas frente los y las inquilinas.

Esta medida supondrá una reforma de la ley de Enjuiciamiento Civil para proteger la propiedad privada frente a un derecho básico que debería estar garantizado. Una vez más se ponen las leyes y las instituciones al servicio de los grandes propietarios y la banca, que son quienes en la actualidad acumulan grandes cantidades de vivienda.

La criminalización de la ocupación de viviendas viene de lejos. En lugar de dar soluciones a las familias cuya única alternativa para acceder a una vivienda digna es la recuperación, se criminaliza la pobreza sin tener en cuenta que la situación de las familias es de exclusión y de falta total de recursos. En un país con un parque de vivienda prácticamente inexistente y más de 3 millones de viviendas vacías, lo criminal es mantener esa dinámica mientras se desahucia cada día a decenas de familias.

Desde el Partido Comunista de España y la Juventud Comunista apostamos por establecer mecanismos en pos de la regularización de estas familias que han tenido que recurrir a la recuperación de viviendas, que en muchos casos son viviendas pertenecientes a entidades bancarias, rescatadas con el dinero de todas y seguimos exigiendo el establecimiento de una política de vivienda que garantice el acceso a una vivienda digna poniendo freno al mercado libre y la especulación inmobiliaria.

Porque la vivienda es un derecho. ¡A la ofensiva por una vivienda digna!