DECLARACIÓN DE LA FMJD EN SOLIDARIDAD CON EL COMPAÑERO LULA

Los lamentables resultados que para la democracia brasileña tuvo el proceso contra la ex presidenta Dilma Rouseff, que culminó en 2016 con un Golpe de Estado Parlamentario y la instauración de un gobierno de facto antipopular y antidemocrático, abrieron una etapa de intensificación de una campaña en contra de la izquierda y sus líderes en Brasil.

Como parte de esta estrategia, en Julio de 2017, el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado a nueve años de prisión por el supuesto delito de corrupción pasiva y lavado de dinero. En enero de 2018 el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región, en Porto Alegre, igualmente sin pruebas, ratificó esa sentencia y condenó a Lula a 12 años y un mes de prisión.

El pasado 4 de abril el Supremo Tribunal Federal de la República Federativa de Brasil rechazó el recurso de Habeas Corpus presentado por la defensa del ex mandatario brasileño. En el día de ayer el poder judicial brasileño ha ordenado la detención del líder del Partido de los Trabajadores de Brasil.

No se ha logrado presentar una prueba que justifiquen tales acusaciones contra Lula, por lo que este veredicto va en contra de lo estipulado en la Constitución brasileña la cual protege de culpa a todo el que sea acusado sin pruebas condenatorias. En este resultado anticonstitucional nuevamente se aliaron el poder judicial y los grandes medios en Brasil, ambos dominados por la derecha.

Desde el pasado año Lula confirmó su decisión de postularse para las elecciones presidenciales que tendrán lugar en Octubre de este 2018. En recorridos por el sur del país, Lula y su comitiva han sido víctimas de agresiones de carácter fascista, incluyendo agresiones armadas, lo que evidencian las intensiones de la derecha de eliminar por cualquier medio al candidato con más posibilidades de ganar las próximas elecciones, según reportes de encuestas. Esto ratifica la ruptura democrática que se vive en el gigante suramericano desde el 2016.

Lula continúa gozando de amplio apoyo popular, simpatías y reconocimiento internacional, como resultado de los éxitos de la gestión de su gobierno que benefició a las grandes mayorías, a las cuales hoy se les intenta privar del derecho a elegirlo nuevamente como su presidente, para abrir paso a una oleada neoliberal y revertir sus conquistas.

Desde la Federación Mundial de Juventudes Democráticas condenamos esta decisión en contra de Lula y convocamos a todas nuestras organizaciones a solidarizarse y apoyar al líder y ex presidente brasileño en favor del respeto a la justicia y la democracia en Brasil.

Buró Coordinador FMJD
Budapest, 6 de abril de 2018