La vida digna no cabe en este Régimen

Construyamos la República caminando hacia el Socialismo

Casi 40 años después de la plasmación sobre el papel de los principales compromisos que sostienen el modelo capitalista en el Estado Español, el denominado régimen del 78,  la juventud trabajadora sabe como nunca que este Régimen es incompatible con el desarrollo de una vida digna.

Esto no es nuevo y desde hace mucho tiempo venimos señalando las características que nos muestran que el bloque dominante necesita aumentar cada día más su nivel de expolio a la clase trabajadora para mantenerse. Así, entendimos que la crisis económica que arrancaba hace ya diez años no sólo abría la puerta al empeoramiento de nuestras condiciones de vida, sino a la necesidad de la burguesía de materializar una salida a la crisis de legitimidad derivadas de este proceso. Por esta razón, entendemos que el paso a la impugnación total del modelo actual, y no la crítica de cuestiones puntuales, permitió la apertura de un período de crisis de legitimidad del bloque dominante en el Estado Español.

Sobran los elementos indicadores de la crisis de Régimen y esta no es más que el fruto de la imposibilidad del bloque dominante de mantener la hegemonía que le permita mantener la explotación sobre la clase trabajadora. Por esta razón, afirmamos que la crisis del modelo monárquico, del recorte de libertades y derechos o del modelo territorial en el Estado Español es indisociable de la imposibilidad de desarrollar una vida digna en el marco actual. No es la monarquía por sí misma quién hace que no seamos capaces de encontrar trabajo, pero si es una de las piezas que sostiene un modelo productivo incompatible con nuestro futuro.

Además, después de los últimos meses, cobra una importancia vital que señalemos de nuevo la enorme escalada represiva que estamos viviendo. Los jóvenes de Altsasu, los más de dos años que Alfon lleva en la cárcel, la represión en Catalunya o la lista cada vez mayor de sindicalistas que se enfrentan a penas de prisión nos muestran que el bloque dominante empleará todas sus herramientas para conseguir reestructurarse tras esta crisis. En este sentido, también es importante que hagamos mención al auge del siempre latente fascismo en España, expresado tanto en el fortalecimiento y visibilización de grupos abiertamente fascistas, como en el mayor desarrollo del carácter represivo del Estado que mencionábamos anteriormente.

En este marco, y después de haber señalado la crisis de Régimen, las y los jóvenes comunistas creemos que garantizar la vida digna pasa por empezar a construir y dibujar la República que nos permita caminar hacia el Socialismo. No hay posibilidad de librarnos de cualquier opresión en este sistema y creemos que es hora de pasar a hablar de nuestras líneas rojas para la ruptura total con el Régimen. Por esta razón, iniciamos un proceso de lanzamiento del Programa Mínimo de la Juventud Comunista como una herramienta para la unidad popular y la construcción del bloque contrahegemónico. Apelamos al conjunto de sectores juveniles en lucha a pasar de la resistencia a la elaboración propositiva que seamos capaces de materializar a través de la movilización y el Poder Popular. Llamamos al empoderamiento de las capas populares a través de la construcción de reivindicaciones que visibilicen la necesidad de ruptura con el modelo actual. Proponemos al conjunto del campo popular un tiempo en el que redoblemos esfuerzos y conquistas, pero también en el que construyamos bloque contrahegemónico a partir de reivindicaciones comunes.

Este Régimen, no sólo no tiene nada que ofrecernos, sino que es incompatible con la construcción de una vida digna. Construyamos la República caminando hacia el Socialismo.