¡LA JUVENTUD A POR LA REPÚBLICA!

La proclamación de independencia de Catalunya evidencia la ruptura del Régimen del 78 que ante el grave conflicto territorial únicamente ha sabido responder con represión y autoritarismo. Desde la Juventud Comunista, como ya hemos reiterado en numerosas ocasiones nos oponemos a la DUI por cuestiones de fondo y forma. De fondo, porque más allá de las ilusiones creadas, la independencia de Catalunya tal y como pretende desarrollarse no supone un avance para los intereses de las y los trabajadores. Además porque sin destruir el Estado tal y como lo conocemos en estos momentos no es viable ninguna propuesta de autodeterminación o independencia. De forma, no porque confronte con la legalidad vigente, sino porque actualmente el proyecto independentista, aunque con un fuerte apoyo popular, no cuenta con el respaldo mayoritario de la sociedad catalana.

Pese a ello nos oponemos frontalmente a la aplicación del artículo 155 respaldado por las fuerzas del régimen (PP-PSOE-C’s), a la intervención de la Generalitat y a cualquier medida represiva que tenga lugar contra el pueblo catalán. Cabe resaltar que esas mismas fuerzas han aprobado en el día de ayer el CETA, tratado comercial regresivo contra los intereses de los/as trabajadores/as y los pueblos. Respecto a las medidas represivas que se están llevado a cabo y las que vendrán hacemos un llamamiento a la solidaridad en el conjunto del Estado para mostrar en las calles nuestro rechazo a la deriva represiva y la exigencia de libertad para Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Para las y los comunistas esta situación no se va a solucionar tratando de acallar a las fuerzas independentistas por la represión, ni tampoco con una independencia unilateral que ni es mayoritaria ni tiene a corto y medio plazo ninguna posibilidad de materializarse. Por eso planteamos como única alternativa viable para los intereses de los y las trabajadoras y las clases populares la apertura de un proceso de movilización sostenida que culmine con la proclamación de la Tercera República.

Una República que esté al servicio de las y los trabajadores para defender nuestros intereses. Una República independiente de la UE y de la OTAN, soberana y solidaria y con un evidente carácter plurinacional que defienda el derecho de autodeterminación de los pueblos. Una República donde realmente se garantice el acceso a la sanidad y educación pública y de calidad, donde la vivienda sea un verdadero derecho y no un anhelo para la juventud, que luche contra cualquier tipo de violencia hacia las mujeres, que ponga los medios para que los jóvenes tengamos un trabajo digno y con derechos y no tengamos que malvivir entre el paro, la precariedad y la emigración, que ponga las grandes empresas al servicio del pueblo.

Frente a un Régimen resquebrajado necesitamos generar movilización social para defender nuestros derechos y avanzar hacia una nueva Constitución republicana.

La juventud siempre ha sido un motor de cambio y ahora lo tenemos que demostrar luchando por la República.

Viva la Tercera República.