Intervención de Xavier García, secretario general de la Juventud Comunista, en la Fiesta del PCE 2017

Boas noites, bona nit, gabon, buenas noches. En nombre de la Unión de Juventudes Comunistas de España transmitiros un caluroso saludo a las camaradas de Madrid, a quienes habéis hecho un largo viaje para venir aquí y también a todas aquellas personas que no sois del Partido pero que habéis querido acercaros estos días a la Fiesta del PCE.

Es un orgullo que la Fiesta del Partido de los trabajadores y trabajadoras haya vuelto a Madrid capital, y en concreto al obrero y combativo barrio de Vallecas.

En primer lugar, como todos los años, agradecer a toda la militancia que con su trabajo hace posible esta fiesta, tanto al montaje y desmontaje como los diversos turnos que se desarrollan a lo largo de estos 3 días. Es el trabajo voluntario forjador de conciencias y que demuestra todo el potencial que tenemos la militancia comunista cuando nos organizamos.

No son buenos tiempos para ser joven de clase trabajadora, si es que alguna vez lo fueron. Se ha recuperado el PIB que había antes de la crisis, pero desde 2008 hemos ido perdiendo derechos y condiciones laborales. Porque la riqueza producida se ha destinado en menor medida a pagar salarios y más para impuestos que paguen los intereses de la deuda y a los bolsillos de los empresarios. Se ha incrementado la explotación y pese a que dijimos que la crisis la debían pagar los ricos la hemos acabado pagando los de siempre, las trabajadoras y los trabajadores.

En la España de 2017 mucha gente no tiene para comer pero en cambio entre todos y todas le hemos dado 40.000 millones de € a los bancos, que no vamos a volver a ver.

En la España de 2017 miles de jóvenes no pueden acceder ni siquiera al alquiler de una vivienda mientras los bancos y los fondos buitres acumulan pisos vacíos. Es esa misma España en que las listas de espera en Sanidad no dejan de aumentar mientras políticos y empresarios se enriquecen de forma ilegal con la corrupción o de forma legal pero no legítima privatizando servicios públicos. Donde no hay dinero para educación y por eso las tasas universitarias son cada vez más inaccesibles pero si hay 6.000 millones de € para comprarle 60 aviones de guerra a Trump que ya me diréis para qué necesitamos.

Es el mismo país donde las mujeres además de cobrar menos, de tener menores tasas de ocupación, de trabajar en precario… se las quiere exprimir aún más buscando un nuevo nicho de negocio en sus úteros. Por eso tal y como luchamos contra el negocio de la prostitución también combatimos el liberalismo patriarcal que quiere legalizar los vientres de alquiler.

Pero frente a esta España de explotación, corrupción y machismo hay un pueblo que lucha y no se resigna. Es esa España republicana, federal, formada por diversos pueblos y naciones pero con una única clase trabajadora que tiene su propio modelo de país y sociedad. Es esa España del futuro, que está por venir, que la tenemos que traer los jóvenes con el resto del pueblo trabajador. Ese país donde no se impone la unidad a un pueblo, donde el derecho de autodeterminación y la libre adhesión son un pilar básico.

Y frente al caduco régimen las y los comunistas tenemos una alternativa que ofrecer a los trabajadores, a los jóvenes, al pueblo. Un país en forma de República que garantice que los sectores estratégicos estén en manos del conjunto de la sociedad, que reindustrialice el país, que eleve el nivel de vida de la clase trabajadora, que garantice los servicios públicos. Eso no es ni más ni menos que construir la soberanía popular, y eso será fuera del marco del euro y la UE. Porque no engañamos al pueblo ni a nuestra clase, no será un proceso fácil, pero es el único camino. Y el horizonte de este proceso únicamente puede ser una sociedad socialista, y quien diga que no o está engañando al pueblo o está contra él.

Camaradas, no estamos inventando nada nuevo. Hace 100 años la clase obrera rusa ya fue capaz de tomar el poder. Un país sin explotadores ni explotados, que ponga todos sus recursos a trabajar en satisfacer las necesidades de la mayoría de la sociedad, que rompa las desigualdades entre el hombre y la mujer, todo eso fue posible gracias a la organización y tenacidad del partido bolchevique y del pueblo ruso que supo que sólo el Socialismo podrían garantizarles paz, pan y tierra.

También este año conmemoramos otro aniversario. Los 50 años del asesinato del Che Guevara mientras combatía en las montañas de Bolivia. EL Che es un icono para cualquier joven revolucionario. Pero es necesario además de rendirle homenaje en gorras y camisetas, leer su obra, estudiar su vida, y especialmente emular su entrega, su capacidad para darlo todo por los más humildes, para luchar contra las injusticias, para construir el hombre y la mujer nueva.

Y con este espíritu internacionalista y rindiendo homenaje al Che, Fidel y Mohamed Abdelaziz embarcaremos en dos semanas a Sochi más de 100 jóvenes del Estado Español para acudir al 19 festival mundial de la Juventud y los Estudiantes. Bajo el lema “por la paz, la solidaridad y la justicia social, luchamos contra el imperialismo. Honrando nuestro pasado, construimos el futuro”, miles de jóvenes de todo el mundo compartiremos nuestras experiencias de lucha y resistencia frente al imperialismo.

Porque los jóvenes queremos un futuro en el que los avances tecnológicos y científicos sirvan para resolver los graves problemas que afronta la humanidad. Porque un mundo sin hambre, sin analfabetismo, sin guerras es posible, pero no bajo el capitalismo. Por eso la juventud del mundo proclamamos que queremos cambiar el sistema y no el clima. Porque como ya dijo Fidel Castro hace 25 años, hay una especie en peligro de extinción y esa es el ser humano.

Pero a esa juventud que lucha, que no se resigna la intentan acallar con represión de todo tipo. Y un ejemplo de ellos es Alfon, vecino de este barrio y del que exigimos su inmediata liberación. Pero también pedimos la absolución para Jesús y Elena del caso 13 rosas, para los 10 antifascistas de Zaragoza y tantos otros casos de trabajadores perseguidos por luchar. Por eso decimos banqueros y corruptos a la cárcel, presos políticos a la calle.

Nos han saqueado, obligado a emigrar, nos recortan libertades y una vez superadas las falsas expectativas que buena parte del pueblo había puesto en el cambio a través de la institución, no puede reinar la resignación y la desesperanza.

Especialmente en los jóvenes, que si no encontramos trabajo intentan culpabilizarnos y que veamos un fracaso personal donde hay un fracaso del sistema. Porque el paro juvenil no se va a solucionar con el discurso hipócrita del emprendimiento, pese a que se encarguen de repetirlo constantemente.

Por eso desde la Juventud Comunista decimos que sí hay futuro, pero este solo llegará luchando. Como siempre, la clase obrera marca el camino. Ahí tenemos el ejemplo de los estibadores, de los trabajadores de seguridad del Prat, pero también encontramos ejemplos de organización de la juventud trabajadora en los entornos más precarios imaginables, por eso saludamos y apoyamos a las trabajadoras de Deliveroo que se han rebelado, a las captadoras de socios de Médicos Sin Fronteras y tantas otras. Pero también estamos en la lucha estudiantil, por una educación pública y gratuita, con las estudiantes de FP por una enseñanza de calidad y unas prácticas remuneradas, con la juventud que se organiza para luchar por el acceso a la vivienda o con las mujeres que están trabajando por hacer del 8 de marzo una jornada exitosa de huelga.

Finalizo con una reflexión. Estos días hemos escuchado como había gente que gritaba “A por ellos” a la Guardia Civil cuando salían camino a Catalunya para impedir que se pueda votar este domingo. Mucho trabajo nos queda aún por hacer, pero llegará el día más pronto que tarde que el pueblo grite “A por ellos” pero esta vez sea hacia los Botín, los Borbones y Florentino de turno y es nuestra tarea y nuestro deber hacer que esto suceda.

Camaradas, no tenemos nada que perder y si todo un mundo que ganar. Con el ejemplo bolchevique volveremos a tomar el cielo por asalto.

¡Viva la fiesta del PCE!
¡Viva el Partido Comunista!
¡Viva la Juventud Comunista!