La juventud rechazamos la “nueva economía

Aunque nos venden estas nuevas formas de trabajo como la cultura del emprendimiento, la felicidad de tener tu espacio y la libertad de fijar tus horarios, no es oro todo lo que reluce.

La bici o moto es propiedad de los trabajadores, así como los seguros de los vehículos. Casi el 70% tiene que completar su salario con otros ingresos, es decir, tienen dos trabajos pero ninguno les da lo suficiente para vivir. La media de los salarios está en torno a los 400€, trabajando una jornada completa de 40 horas semanales, quien no tenga otro trabajo es difícil que pueda tener un proyecto de emancipación. ¿Cómo es posible si tenemos un salario mínimo 707’70€? Porque la empresa no los contrata directamente, sino que son autónomos, así que de la cantidad percibida tienen que restar las cuotas o el mantenimiento de los vehículos. Aunque formalmente son autónomos, no lo son en realidad, porque las horas que pueden trabajar dependen de la empresa, igual que los horarios, que son en los picos de producción del día.

Este es la realidad que las políticas del gobierno y los intereses de la patronal dibujan para la juventud: varios trabajos, sin derechos y sin posibilidad de construir un proyecto de vida propio. La nueva economía tiene poco de “nueva” y mucho de más precariedad. Sin embargo, no nos resignamos, y apoyamos su reivindicación de cobrar por hora trabajada y no por pedido entregado; además de tener garantizada al menos media jornada. Ya han sido despedidas 13 personas por difundir la huelga, un ataque al derecho fundamental de libertad sindical.

Por eso… hoy de 20:00 a 24:00, no compres comida a domicilio.