Ante el auge de organizaciones fascistas

Llevamos tiempo alertando sobre las oportunidades que la crisis económica capitalista y la crisis de representatividad política ofrecen a los grupos con raíz fascista. Los últimos años han sido tiempos de movilización y avance institucional para la izquierda, pero, aunque no haya sido aprovechado en la misma medida, también se ha producido un fuerte avance del fascismo en el Estado Español.

Hace unos días conocíamos la noticia de que varios colectivos de carácter fascista había decidido iniciar un proyecto conjunto que les dote de mayor fortaleza. Se trata de colectivos que muestran una crítica hacia el sistema y enarbolan la perspectiva más social del nacional-socialismo (de tradición italiana), son capaces de dejar atrás su simbología más hostil y llegar a cierto sector de la clase trabajadora mediante su asistencialismo. Son grupos que han logrado asentamiento en las principales ciudades del Estado, mantienen vinculación con grupos nazis de acción directa, y siguen teniendo muchas simpatías en mundo institucional, policial y judicial. Han conseguido que los barrios en los que se asientan no sean seguros, en los que también perpetran agresiones con componente de xenófobo, ideológico y de genero.

Basta echar un vistazo a Europa, para ver como fascismo, articulado de una perspectiva nacional-populista, está logrando grandes éxitos en la arena institucional, consiguiendo y disputando el Gobierno en muchos países (Hungría, Francia, Austria…). En España este movimiento todavía esta lejos de alcanzar esta posiciones, pero sí estamos viendo como su presencia avanza, se desvincula de la nada seductora tradición franquista, y bebe de los aprendizajes de los diversos movimientos nacional populistas.

En el Estado Español sabemos bien lo que es sufrir el yugo del del fascismo (en un perspectiva nacional-católica), y por ello debemos asegurarnos de que la ideología del odio tenga la mínima presencia en nuestra sociedad. Por ello, hacemos un llamamiento a enfrentar, denunciar y desenmascarar el fascismo en cualquiera de sus formas. Es necesario que nos dotemos de organización y perspectiva de clase, mostrar una visión antifascista amplia, transversal, que sea reflejo del conjunto de la clase obrera, y nos dote a todas de una función en este cometido .

No descansaremos hasta erradicar esta lacra de nuestra sociedad.

Ahora y siempre ¡No pasarán!

ujce antifascismo