Trabajo digno en las ONGs.

Contra la represión de trabajadoras de MSF.

En estos días, las trabajadoras de Médicos sin Fronteras están realizando acciones de visibilización de las problemáticas laborales que sufren en el seno de la ONG en Galiza. Con motivo de las elecciones sindicales, la organización puso en práctica un plan de represión contra aquellas personas que denuncian el carácter abusivo de las cláusulas de sus contratos, lo que derivó en un expediente sancionador contra un trabajador afiliado a CCOO. Buscan, de esta forma, silenciar a las trabajadoras del sector que exigen condiciones laborales dignas para todas.

Por eso, llamamos a la clase obrera en su conjunto a solidarizarse con el trabajador represaliado, con las trabajadoras despedidas y con el resto de compañeras que sufren la represión sindical día tras día en la plantilla de MSF. Además, es necesario exigir la democratización de los centros de trabajo en las ONGs. Esto pasa necesariamente por el cese de la represión de las sindicalistas y por la supresión de las cláusulas abusivas que obligan a una trabajadora a asociar un mínimo de personas a la semana.

La situación en Médicos sin Fronteras nos muestra de nuevo que la organización y la unidad de la clase obrera es fundamental para luchar por nuestros intereses frente a los de la patronal. Solo con organización podemos poner fin a los expedientes y a los despidos que no son más que una artimaña de la patronal para desmovilizar a nuestra clase.

¡Que viva la lucha de la clase obrera!

————————–

Nestes días, as traballadoras de Médicos sen Fronteiras están a levar a cabo accións de visibilización das problemáticas laborais que sofren no seo da ONG. Con motivo das eleccións sindicais, a organización puxo en práctica un plan de represión contra aquelas persoas que denuncian o carácter abusivo das cláusulas dos seus contratos, o que derivou nun expediente sancionador contra un traballador afiliado a CCOO. Buscan, deste xeito, silenciar ás traballadoras do sector que esixen condicións laborais dignas para todas.

Por isto, chamamos á clase obreira no seu conxunto a solidarizarse co traballador represaliado, coas traballadoras despedidas e co resto de compañeiras que sofren a represión sindical día tras día na plantilla de MSF. Ademáis, cómpre esixir a democratización dos centros de traballo das ONGs. Isto pasa necesariamente polo cese da represión das sindicalistas e pola supresión das cláusulas abusivas que obrigan a unha traballadora a asociar un mínimo de persoas á semana.

A situación en Médicos sen Fronteiras móstranos de novo que a organización e a unidade da clase obreira é fundamental para loitar polos nosos intereses fronte aos da patronal. Só con organización podemos poñer fin aos expedientes e aos despedimentos que non son máis que unha artimaña da patronal para desmobilizar a nosa clase.

Que viva a loita da clase obreira!