Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) en Cantabria queremos manifestar nuestro más firme apoyo a la plantilla de trabajadores y trabajadoras de la multinacional Bosch en Treto (Cicero) ante la amenaza de venta de las 13 plantas de producción de motores de arranque y alternadores (división SG) distribuidas por todo el mundo.

La planta de Treto, que supone más de 700 puestos de trabajo de manera directa y al menos 2.000 de manera indirecta, ve amenazada sus condiciones de trabajo y existencia por la incomprensible decisión de los propietarios de poner en venta una división con balances económicos positivos, de la cual la fábrica cántabra se sitúa a la cabeza mundial. Ante esta situación los y las jóvenes comunistas cántabros expresamos nuestro rechazo a una medida que bajo el pretexto de aumento de la competitividad supondrá únicamente despidos y empeoramiento de las condiciones laborales.

Esta noticia se produce en el contexto de un año negro para la industria de Cantabria, que con el cierre de la planta de Saint-Gobain en Piélagos, el abandono a la plantilla de Greyco en San Felices de Buelna y el desastroso manejo de la situación en Nestor Martín muestran a la población la incapacidad del sistema económico y de sus representantes políticos de asegurar unas condiciones de vida dignas.

Por ello hacemos un llamamiento de apoyo a la concentración que mantendrá la plantilla de Bosch Treto el jueves 2 de julio de 13 a 15h frente a la entrada de la fábrica.

BOSCH TRETO NO SE VENDE. ¡SE DEFIENDE!

En el centro de trabajo ¡democracia!