Buenas noches y buena suerte. La “caza de brujas” y el anticomunismo

Los y las comunistas estamos acostumbradas a que cada cierto tiempo los voceros del sistema griten que el marxismo ha muerto y que hay que enterrarlo hondo para que nadie lo desentierre y amenace con desestabilizar de nuevo el orden vigente. Es curioso que sean los mismos sujetos y grupos que desean tan desesperadamente la muerte de Marx y del comunismo los que, al mismo tiempo que hacen el papel de enterrador, reprimen con mayor virulencia sus ideas y su organización. Y es que a alguien que está muerto no hace falta volverlo a matar… a no ser que realmente no lo esté. No es la muerte del marxismo lo que es real, pero sí el anticomunismo, que es lo que reflota cada cierto tiempo, ya sea a través de la burguesía, los reformistas o de los oportunistas. Una de las curiosidades históricas del comunismo es que su crecimiento y fortalecimiento viene siempre acompañado por un crecimiento y fortalecimiento paralelo del anticomunismo, sea cual sea su expresión.

[Andalucía] 78º Aniversario de la Desbandá

Hoy, 8 de Febrero de 2015, hace justo 78 años que se produjo el comienzo del mayor exilio en una ciudad de España. Y la mayor masacre a civiles del siglo pasado en España. Hoy, hace 78 años que ocuparon Málaga los fascistas.

Las cifras hablan de 150.000 personas que tuvieron que dejar atrás su ciudad, acosados por el ejercito de tierra franquista, y, ya en el camino, perseguidos por aire y mar. Las cifras hablan de 5.000 muertos durante el éxodo, víctimas de los bombardeos alemanes e italianos. Las cifras, también, hablan de 4.000 muertos en Málaga, fruto de la represión fascista una vez ocupada esta. Y aún así, con tantos números tan alarmantes, es imposible de imaginar el horror provocado en las victimas.

¡Ni un paso atrás! Stalingrado o el principio del fin de Hitler

El día 2 de febrero de 1943, en Stalingrado (actual Volgogrado), el general nazi Friedrich Paulus, junto con los restos de un ejército de 250000 hombres que se habían ocultado en la fábrica de tractores Octubre Rojo, se rindió oficialmente ante las fuerzas del teniente general soviético Vasili Ivánovich Chuikov. Mediante esta rendición se puso fin a la batalla más sangrienta de la humanidad, que dejó tras de sí cerca de 2 millones de muertos soviéticos entre civiles y combatientes.