Los “sindicatos de prostitutas” se han convertido en el argumento clave en el debate sobre la prostitución, pues sugiere que las mujeres prostituidas pueden reclamar condiciones justas. Como veremos, bajo estos grupos se esconden los intereses de proxenetas que pretenden legalizar el crimen organizado para lucrarse de la esclavitud sexual que sufren millones de mujeres y niñas en el mundo. Veamos algunos ejemplos en el campo internacional:

El International Union of Sex Workers (IUSW) fue fundado en el año 2000 en el Reino Unido y pasados tres años únicamente contaba con 150 afiliadas en todo el mundo. El miembro más activo del IUSW es Douglas Fox, el propietario de una de las mayores agencias de prostitución de Inglaterra. No es casualidad que el IUSW no haya presentado ninguna demanda ante la industria o que solicitara al Ministerio del Interior británico la retirada de una campaña contra la trata de personas1.

De Rode Draad es el sindicato de prostitutas legalizado en 1985 en Holanda. Sietske Altink, escritora y representante de la organización, manifestó en una entrevista2 que las funciones del sindicato se asemejan a las de un centro de información sobre prostitución. La propia Altink manifiesta que el único logro de la organización en todos estos años fue la apertura de cuentas bancarias para las mujeres en situación de prostitución y que el Estado no fijara un horario de cierre en el Barrio Rojo. Ninguna de estas campañas está relacionada con conflictos sindicales y ambas favorecen a los dueños de vitrinas, puticlubs y locales de striptease.

«Bajo estos grupos se esconden los intereses de proxenetas que pretenden legalizar el crimen organizado para lucrarse de la esclavitud sexual que sufren millones de mujeres y niñas en el mundo.»

En Alemania la Berufsverbands erotische und sexuelle Dienstleistungen (BSD) dice ser una asociación de profesionales que defiende la inclusión de la industria dentro de los propios sindicatos de prostitutas. Tanto es así que uno de su fundadores, Holger Rettig es el presidente de la patronal de puticlubs. Al igual que Undine de Rivière y Tanja Sommer, dos dirigentes de la organización que son a su vez, propietarias de prostíbulos. No es de extrañar que este colectivo trabaje mano a mano con la patronal a hora de desarrollar modificaciones legislativas en materia de prostitución, declarándose en contra de la obligatoriedad de los test médicos o del empleo del preservativo3.

COYOTE es un grupo estadounidense fundado en 1973 y financiada por Playboy que es presentado en innumerables ocasiones como una organización de prostitutas (a pesar de estar formada por numerosos puteros, políticos y proxenetas). Su fundadora, Margo St. James es una declarada proxeneta que admitió abiertamente que un sindicato formado únicamente por prostitutas era algo imposible4. Por su parte, la directora ejecutiva de COYOTE-Los Ángeles, Norma Jean, es una mujer que fue condenada por el delito de proxenetismo mientras ejercía como policía5.

Al igual que el resto de colectivos mencionados, detrás del mal llamado sindicato OTRAS, legalizado el mes pasado por el gobierno, se esconde de nuevo la red criminal de la industria del sexo, esta vez bajo el colectivo APROSEX6, cuya actividad se centra en impartir cursos sobre cómo ser una buena prostituta y cómo dar placer a los hombres.

Lo que sucedió estos días en el Estado español con el colectivo OTRAS obedece al interés de los prostituidores de reconocer la más aberrante de las explotaciones como una opción laboral más; una perversa estrategia organizada por el capital, que bajo una preocupación ficticia por los derechos de las mujeres, pretende convencer a la clase trabajadora de que hay que darles la oportunidad de organizarse en sindicatos.

Las feministas sabemos que el sistema prostitucional es incompatible con la dignidad humana. No nos vamos a dejar engañar por el mito de la libre elección y el discurso falaz del consentimiento. Desde los movimientos sociales seguiremos construyendo espacios en los que sea posible unir fuerzas para construir una sociedad anticapitalista y antipatriarcal; una justa y libre, donde vivamos vidas dignas de ser vividas.

Solidarias e Violetas. Grupo feminista da Rede de Solidariedade Popular de Vigo


1 “Thousands of sex workers could be endangered by home secretary’s proposed changes in the law” International Union Sex Workers. N.p., 2009 Consultado el 13 de septiembre de 2018 en:https://www.iusw.org/2009/03/thousands-of-sex-workers-could-be-endangered-by-home-secretarys-proposed-changes-in-the-law/

2 Ekis, K. (2017) Nace una industria de 1970 a la actualidad. En El ser y la mercancía (pp. 87-125). Barcelona: Bellaterra.

3Muller, A. “Der Spiegel al descubierto. Dudosas asociaciones de trabajadoras sexuales y de dueños de prostíbulos luchan juntas”. Traductoras por la abolición de la prostitución Muller, N.p., 2017. Consultado el 13 de septiembre de 2018 en: https://traductorasparaaboliciondelaprostitucion.weebly.com/blog/der-spiegel-al-descubierto-dudosas-asociaciones-de-trabajadoras-sexuales-y-de-duenos-de-prostibulos-luchan-juntos

4 Jeffreys, S. (1997) Normalising prostitution: the prostitute’s rights movement In The idea of prostitution (pp.65-91) Melbourne: Spinifex.

5 Marr, S. “Pimps will be pimps whether male or female or posing as sex worker activists & other conflicts of interest” En Prostitution reserch & education. N.p., 2012 Consultado el 13 de septiembre de 2018 en:http://prostitutionresearch.com/pre_blog/2012/05/23/pimps_will_be_pimps_whether_ma/

6 Ballesteros, R. (2018) Dos hombres y una escort quién está detrás del sindicato de trabajadoras sexuales. El Confidencial. Consultado el 13 de septiembre de 2018 en: https://www.elconfidencial.com/espana/2018-08-31/quien-esta-detras-sindicato-trabajadoras-sexuales_1609889/?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=BotoneraWeb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *